jueves, 21 de julio de 2016

So de Peter Gabriel cumple 30 años




Y Peter Gabriel o quién quiera que decida por él, lo vuelve a reeditar sin ningún aliciente ni extra, como es lo habitual en su discografía. En fin, al menos ésto nos permite hablar del disco en un aniversario redondo, un disco que no es tan compacto como el I o el III pero que al mismo tiempo tiene las mejores canciones de Peter Gabriel. 

En el 86 ese teléfono echó humo fijo 

So es un disco de producción arriesgada, para los ochenta, claro pero que tiene, qué curioso,  un origen casero, el propio estudio casero de Gabriel en su mansión de Bath. Y que habría sonado distinto (o tal vez no) si se hubiera decidido por contratar como productor a Nile Rodgers, entonces en el candelero ochentero después de Let´s dance, pero finalmente Daniel Lanois fue el elegido, repitiendo su papel en la mesa porque ya había producido la banda sonora de Birdy y actuando como mano derecha o izquierda, porque estuvo desde el primer momento, desde las demos caseras, junto a Peter Gabriel y el guitarrista David Rhodes. Luego se iría agregando más gente, de lujo, Tony Levin al bajo por supuesto, Stewart Copeland, Manu Katché...hasta dar forma a un disco que se puede entender como la primera concesión de verdad del cantante a la world music, de la que era ya un firme defensor. Así encontramos percusión brasileña y ritmos africanos, aunque aparecen en las canciones bastante atenuadas por la producción, ahí influyen por primera vez esas capas de sonido de Lanois que conocemos de Achtung baby o el más reciente Le Noise. También es un disco más comercial, el más "fácil" de su carrera, siempre que hablemos de  Sledgehammer, con su sección de viento o Big Time...en el otro lado de la balanza están maravillas como Red Rain, mercy street o In your eyes, claro, que debía "coronar" el disco pero que solamente lo hizo en la edición en CD, canciones que son tan buenas que la aportación de cantantes "invitados" suma cuando podían haberle restado fuerza al asunto, como Yossou N´Dour en la citada in your eyes o Kate Bush en don´t give up.

en el candelero
Por supuesto también hay que comentar que so fue el disco que hizo que Peter Gabriel pasara de ser un artista (relativamente) de culto a un superventas y un pope del pop (qué oportuno el juego de palabras, sí) capaz de involucrarse en el rock for Amnesty o pedir el fin del apartheid. Además de convertirlo entonces (ahora parece un señor muy mayor...y lo sabes) en un "madurito interesante" todo influye...

Aparte, es un disco que debe gustarle especialmente al propio Gabriel, porque incluso ha llegado a tocarlo íntegro en más de una ocasión, rescatando a algunos músicos que participaron en la grabación...aunque ahora racanee al reeditarlo...y mucho.









No hay comentarios:

Publicar un comentario