jueves, 15 de septiembre de 2016

Biopics que no sabías que existían...y casi mejor así


Sí, resulta que este subgénero ha dado más películas de las que creemos, he tenido la "suerte" de descubrir la existencia de bastantes hace poco...y no sé si he hecho bien. Si ya de por sí un biopic musical se suele quedar en tierra de nadie, imaginemos uno "malo"...

Peter Capaldi descbriendo que la interpretación es una profesión dura...
como los pelos de este bigotón falso

La historia de Lennon y Yoko ono solamente se puede disfrutar desde el punto de vista de "la culpa de todo la tiene Yoko Ono" aparte de cachondearnos/horrorizarnos de esos discos "atómicos" que parieron al principio, con la mítica portada en cueros...así que no nos va a impresionar esto, que cuenta con actores muy buenos eso sí, con un Peter Capaldi, el actual doctor Who, haciendo de George Harrison...queda raro raro. Estamos tan acostumbrados a las fisonomías de los cuatro beatles y a sus voces, que no me extraña. Encima el actor de John Lennon se parece a él como un huevo a una castaña. 

The Monkees story


Una cosa es que los Monkees no fueran un grupo malo y otra que su historia de para una película, que ya la hicieron ellos en los sesenta, por cierto. El actor que hace de Nesmith no debería haber aparecido sin el mítico gorro, como canta esa peluca. 

La historia de los Beach Boys dirigida por John Stamos, el tío Jessie de padres forzosos y sin la música de los propios chicos de la playa, que lógicamente pusieron el grito en el cielo al enterarse de que se iba a hacer algo así...


La historia de Meat Loaf y Jim Steinman...realmente hubo un momento en que se podía hacer una peli de cualquier historia. Se cogían un par de pelucas largas y a tirar millas. Qué funcionara ya era otro cantar

 Por supuesto, un biopic sobre los Leps solamente podía centrarse en como perdió el brazo Rick Allen así que...¡ale hop! Lo de que a la hora de cantar los actores la cosa cuadrara, ya veis que no se consiguió. 


La historia de...The Turtles que conocen a todo quisqui en los sesenta, a rebufo del Happy together. Más pelucas a granel, la cosa impresiona.


Un biopic de Boy George...¿hace falta decir algo más?


Ya sabemos que se ha exprimido el legado de Jeff Buckley demasiado...y que exista una película basada en como redescubrió la música de su padre es buena prueba de ello. 


Evidentemente lo mejor aquí es el finado Alan Rickman, que luce como nadie unos pelos imposibles y se permite poner el piloto automático y salir bien parado de esto, que no es moco de pavo. Visto lo visto con estos biopics, me parece la mejor opción


No hay comentarios:

Publicar un comentario