jueves, 8 de septiembre de 2016

Canciones ochenteras (para bien) que merecerían un revival


Allende nuestras fronteras, sigue el revival ochentero que aquí va remitiendo, normal porque llevamos la tira de años con él. Pero sí, en otras partes del globo siguen a piñón fijo: ahí tenéis las series, que destilan aroma a los ochenta, de Narcos a stranger things. Lo audiovisual además le da una segunda o tercera oportunidad a las canciones de esa década, porque la música es imprescindible en cualquier revival ochentero que se precie y se me han ocurrido algunas que no tendrán ese recorrido, seguramente, pero que lo merecerían, por ser ochenteras para bien: 


Nunca está de más reivindicar al tío Tom y qué mejor hacerlo que a través de su canción más conocida, aunque en su voz no lo fuera tanto. De las más accesibles además y con su punto entrañable. El vídeo muestra el camino a cómo habría que revivirla: quedó  elegante a más no poder: 






Porque seguramente en alguna serie o película sí que saldría under the milky way...y qué maravilla es también reptile con su punteo de ensueño, de los mejores de la década: 





U2, guste o no, es el grupo de la década, pero estoy seguro que nunca reaparecería este tema. With or without you, new year´s day, pride... la competencia es dura en su catálogo ochentero. Pero unforgettable fire, el tema, tiene una atmósfera especial, casi única también muy ochentera. 





Aquí reivindicamos la parte más épica de los ochenta. Menuda fuerza que tiene el tema todavía, cualquiera diría que es de 1988...





La faceta más pop para bien. Todo el mundo rescataría don´t dream it´s over de los Crowded, pero antes un jovencísimo Neil Finn ya demostró que tenía el "mojo" y compuso el tema más conocido (ahora olvidado) de su banda anterior, Split Enz: 





Hemos quemado a house o it must be love...pero Madness, que tienen un sonido tan, tan ochentero tiene más temas y embarrasment es uno de los mejores.




Y por último una prueba de que en los ochenta se hicieron cosas muy buenas, complicadas y accesibles a la vez, que tiene su mérito. Además la temática del tema no podía ser más ochentera tampoco, en tiempos de guerra fría y bloques...juegos sin fronteras.





No hay comentarios:

Publicar un comentario