viernes, 23 de septiembre de 2016

Phil Lynott era muy grande (en muchas canciones)



Este año, con los aniversarios de Jailbreak y su propia muerte he vuelto a recuperar a Lizzy y Lynott como hacía tiempo y cada vez me parece una figura más gigantesca, no por alto, que lo era, si no por su talento como compositor. Mira que ha pasado tiempo y no se ha conseguido que pase de ser un músico de culto, para cierta minoría, cuando debería ser mucho más. Phil era muy grande, tenía un talento enorme, más allá de boys are back in town o whiskey in the jar. 

Fue capaz de construir, aunque fuera brevemente, una carrera en solitario al margen de Thin Lizzy en la que demostró que entendía la música que se imponía a su alrededor y la adaptaba a él mismo como músico:


En su último disco con la banda se permitía despedirse con el tema con el mejor solo de toda su carrera, demostrando que aún había mucha magia: 

Podía alejarse del rock más clásico y salir vivo del intento: 


Sabía rodearse de buenos músicos y hacerlos funcionar a su lado: 




No le valían las medias tintas a la hora de exponerse en sus canciones: 






Tenía el punto intimista adecuado


Y no digamos ya el tono épico: 


Por supuesto como bajista también es reivindicable y si de paso metemos un saxo, mejor que mejor:


Su pasión era la mitología celta y la verdad es que a la hora de adaptarlo al hard rock pocos o ninguno lo hicieron mejor:



Muy grande, muy grande Phil Lynott: seguid redescubriéndolo y escuchándolo


1 comentario: