domingo, 25 de septiembre de 2016

Power station, el supergrupo más curioso...y olvidado


No pegaban ni con cola...pero en los ochenta todo era posible

Chic, Robert Palmer y Duran Duran...parece difícil que mezclando a tres artistas así pudiera salir algo que funcionara...pues a mediados de los ochenta se agitó la coctelera y de la unión de los tres salió Power Station, el supergrupo más curioso, por lo menos en antecedentes. 

Es más, Power station tenía que ser un proyecto que sirviera para que Bebe Buell (sí, la famosa groupie y mamá de Liv Tyler) que entonces salía con John Taylor, bajista de Duran Duran cantara una versión funky de T.Rex, con Andy Taylor (el más rockero de los Duranies) a la guitarra y Tony Thompson, ex chic, a la batería. Buell se marchó...cuando rompió con el bajista y los tres hombres decidieron seguir trabajando. Robert Palmer llegó de invitado para cantar a un tema, pero les gustó tanto que le invitaron a que grabara el resto de temas. Y ale hop, ya tenemos a Power station en marcha y con disco debut, llamado the power station. Ahí no fueron originales. 


El disco es una ochentada, con muchas baterías electrónicas, reverbs y sintetizadores, pero funciona y aguanta el paso del tiempo, mezclando estilos, tenemos un poco del funk de Chic, un poco del pop de Duran Duran y algo de blue eyed soul por parte de Palmer claro. Some it like hot, communication...son canciones que habrían funcionado muy bien y el tema más famoso, la versión de get it on, la canción que querían que grabara Buell funciona muy bien, permitiendo que se luzca Palmer y hasta con guitarreo. 

El disco debut funcionó bastante bien pero Palmer se desentendió del asunto antes de salir de gira para emprender su carrera en solitario que iba a auparlo aún más alto. Para sustituirlo hicieron un fichaje curioso, Michael Des Barres un tipo de segunda línea del AOR, un poco como Mickey Thomas de Starship quién para completar el cupo de anécdotas, un par de años después se haría famoso por interpretar a la némesis de...MacGyver. Sí, es el tío que siempre se moría (en realidad tenía más vidas que un gato el tío, la madre que lo trajo) gritando como si no hubiera mañana "Magiveeeer". 


y sí, tenía aires raphaelianos...


Con él llegaron a actuar en Live Aid, nada menos, el gran momento para el supergrupo: 


Poco después lo dejarían, cayendo en el olvido. Tanto que cuando diez años después volvieron con nuevo disco con Palmer otra vez  las voces, no funcionó. Ya fallecidos el cantante y Tony Thompson, son un recuerdo ochentero para muy cafeteros, pero tenían su punto, merece la pena recordarlos de vez en cuando. 








2 comentarios:

  1. fan de este disco Hoy suena tan fresco coo el primer dia y sino que se lo pregunten a daft punk q es lo mismo pero peor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa relación, nunca asociaría Daft Punk con Robert Palmer, pero puede ser. Yo también me quedo con los Power station

      Eliminar