sábado, 1 de octubre de 2016

AOR y rock melódico en los noventa: peleando a la contra (y de qué manera)


Con la nostalgia noventera casi a todo trapo, no está mal recordar unos cuantos grupos que nadie va a reivindicar ahora que el AOR vuelve a gozar de cierto prestigio y, a los que les tocó bailar con la más fea y capear el temporal...y de qué manera. El rock melódico y el AOR. Solamente por haber intentado hacer un tipo de música demodé, ya casi en los ochenta (con Guns´ n´roses y el Appetite cambiaron los gustos) ya se merecen cierto respeto. Pero es que además hubo calidad, no fue una edad de piedra, aunque a veces nos vendan que fue así. 


Con Mark Free a la voz, en su última aportación importante a un grupo (también es destacable su debut en solitario) que da el do de pecho, dejando para el recuerdo algún tema muy melódico y  con mucha clase: 




Con título premonitorio, Red Dawn contaba en sus filas con músicos que habían pasado por  Rainbow, en su etapa final con Joe Lynn (Pelucas)Turner y si  la banda de Blackmore en esa etapa coqueteaba con el AOR, Red Dawn lo eran totalmente, para muestra un botón: 





Neal Schon dio en el clavo por fin con un proyecto fuera de Journey, que además le permitía sacar las esencias más rockeras uniendo sus fuerzas con los hermanos Gioeli. Johnny, el cantante tenía una voz fenomenal y claro, de esa alianza salieron temas como takin me down o la enérgica Hot Cherie:




Uno de los primeros discos de la década. Su cantante, David Forbes tenía una voz muy suave, pero eso no impedía que hicieran muy buen rock melódico. Caray, en 1990 cuando salió este disco la cosa no pintaba mal para el AOR, ese año parecía que iban a consolidarse y reinar bandas entonces con poco recorrido: Boulevard, Strangeways, Signal, Giant... 





Y sí, ya que hablamos de Giant, lo tenían todo para triunfar y no fue posible. Este disco tenía que haberles consolidado después del relativo éxito de aquella balada tan buena, I´ll see you in my dreams y en lugar de eso se quedaron por el camino. Eso sí, dejaron este disco y el que es probablemente el mejor tema de AOR de la década:





Melódicos y...con poderío. Estos alemanes podían haber sido punta de una segunda ola del hair metal, pero...




En los noventa también hubo supergrupos en el AOR. The Storm contaba con Gregg Rolie, el primer cantante de Journey, que también aportaba su mítica sección rítimica "bigotera", Steve Smith y Ross Valory, además de Kevin Chalfant como cantante. Por supuesto, no fue su época y hoy solamente los recuerdan los más cafeteros:

 


Y por supuesto, los canadienses, que para muchos parieron el mejor disco AOR de siempre, mood swings. Se puede debatir, pero este,  desde luego es un disco de impecable factura: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario