jueves, 27 de octubre de 2016

Ian Hunter, fingers crossed: la crítica





Ya comenté la noticia del lanzamiento hace un mes o así y he podido disfrutar varias veces del último disco del líder de Mott. Digo disfrutar porque lo he hecho realmente, este mes ha sido con septiembre el de los lanzamientos más esperados y he tenido alguna decepción gorda y otras más o menos esperadas, así que a lo mejor por eso fingers crossed me ha gustado tanto, por ser lo que prometía, más de lo mismo pero no lo mismo de siempre. 

Es el disco más completo de Ian Hunter en mucho tiempo, tanto que no hay un tema o varios de los de quitarse el sombrero y luego el resto un escalón por debajo, como en otros trabajos recientes del británico, sino que los diez temas son de notable y están a la misma altura. También el sonido de la banda que le acompaña, the Rant  Band es el mejor desde hace tiempo. 


En la voz se nota algo el paso del tiempo, esos 76 tacos se van notando, pero Hunter se acaba acoplando a una banda exigente, que apuesta por rock contundente y a veces recuerda a Rod Stewart...para bien, porque Ian Hunter no tira de piloto automático. Puede meterse con un tema medio acústico como Ghosts, pasar a medios tiempos como fingers crossed y canciones que tienen el sello clásico de Hunter como white house que recuerda un poco a once bitten twice shy e incluso meter un poco de épica que funciona muy bien (stranded in reality) dejar una declaración de intenciones como you can´t live in the past (cuántos deberían tomar nota) y cerrar con un tema que firmarían precisamente los mejores Faces, long time. 


Un maestro, más que veterano, veteranísimo que lo ha vuelto a hacer, nadie de su edad está a su nivel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario