domingo, 23 de octubre de 2016

Moby Grape, el álbum




Está a punto de cumplirse el cincuenta aniversario de un disco sesentero de culto, uno de esos que influyen a muchos músicos pero que el público no retiene en la memoria tanto como otros. El debut homónimo de Moby Grabe es un clásico y otra prueba más del nivel que había en los sesenta y concretamente en ese 67, el verano del amor...lo que vamos a recordar se considera un disco de "segunda fila" y...es canela en rama. 

Fundadores de la escena de San Francisco Moby Grape se habían curtido tocando y tocando, ganando más y más audiencia, hasta que los fichó Columbia. Parecía que se iban a comer el mundo con su debut, pero como he mencionado más arriba el disco salió en el peor momento, entre comillas y tuvo una acogida solo aceptable. Para hacernos una idea, una semana antes se había publicado el Sergeant Pepper...pero sí, Moby Grape, el disco, es también un clásico del rock sesentero por derecho propio. 

la banda en 1967

Es un disco con ese sonido psicodélico tan del momento y al mismo tiempo crudo, muy básico, con instrumentación básica, una guitarra principal, dos rítmicas, uno de ellos era el famoso y malogrado Skip Spencer bajo y batería,  Una combinación muy peculiar que a mí me recuerda a la Creedence, sin el toque tan especial que le da Fogerty, claro, pero también suena muy fresco, canciones cortas pero que dejan huella. Esa es la otra virtud del disco: sigue sonando así de fresco casi medio siglo después, en la mejor tradición sesentera: con muy pocos medios tiene una producción perfecta, con esas pistas grabadas por separado y luego perfectamente ensambladas entre sí. Las voces, los cinco miembros cantan encajan a la perfección, poca broma con las armonías vocales de Moby Grape. Luego están las canciones, por supuesto: el rock n roll de Hey Grand Ma o fall on you, un tema guitarrero de menos de dos minutos, 8:05 o Naked if I want to, acústicos y con voces de diez y coronándolo todo, Omaha. Una canción que uno no se cansa de oír, porque funciona de maravilla, desde la intro psicodélica, va subiendo y subiendo  con tres guitarras dando lo mejor de sí...escuchándola es imposible no venirse arriba. 



Si seguís con la  búsqueda de sonidos sesenteros, tenéis que pararos con el debut de Moby Grape, desde luego. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario