sábado, 29 de octubre de 2016

Otras cosas del 91...musicalmente hablando


no, no va por aquí, era para "asustar"

Me llama la atención que esté acabando el año y no se hayan celebrado tanto como cabía esperar las bodas de plata del 91, el último gran año en la historia del rock, vista a toro pasao. No hay tantas reediciones de esas que tiran la casa por la ventana de los discos emblemáticos que todos conocemos de 1991 salvo REM, que parece que sí va a echar el resto recordando out of time...

Sí ¡volveremos a bailarlo y lo sabéis!

Así que se me ha ocurrido recordar musicalmente aquel año sin detenerme en esos discos tan conocidos, incluso yo he hablado de algunos de ellos en el blog anteriormente y sí intentando completar el panorama con otras cosas, para tener más perspectiva de un año que realmente, como "cosecha" musical fue muy bueno. 


Susanna Hoffs pudo tomar ese año el relevo de Belinda Carlisle, siguiendo sus mismos pasos: dejando atrás su etapa en un grupo y apostando por un pop de calidad apoyado en su imagen. No funcionó del todo, algo un tanto extraño...en teoría, a ver quién es el guapo que no obedece sin rechistar a Susanita cuando pide que te sientes en su lado de la cama...




No solo de REM vivía el hombre. En Canadá se consolidaba una banda tan buena como los de Athens que iba en su misma línea sin copiarlos pero que no dio el salto a la fama en el resto del mundo. 



El Unplugged era un formato a descubrir y Paul McCartney era quién mejor lo entendía aquel año, después de haber vuelto a los escenarios en una macro gira fue capaz de grabar un álbum acústico en un sitio pequeño y salir bien parado del intento. Un disco "menor" que quizás merece más atención: 



En el terreno del hard rock Skid Row le hizo la competencia, en la medida de lo posible,a los Guns de los Use your illusions, haciendo una transición excelente del hair metal al hard más arriesgado. El bueno de Sebas Bach se dejó la garganta a lo grande en temazos como in a darkened room 


 En 1991 salió Woodface de Crowded House,"el" disco de la banda, en el que no sobraba nada, qué bien vino la breve etapa de Tim Finn en la banda. Se escucharon por primera vez weather with you o fall at your feet, pero Woodface tenía también cosas como ésta: 


Era difícil encontrar un hueco en un año con tanto y tan bueno...y como los consiguieron los Crowdies

Rush se reconciliaron con las emisoras con roll the bones, un disco que quizás tenga el mejor arranque de todos los del trío por canciones como esta: 



John Mellencamp volvía al rock más clásico después del relativo patinazo de Big Daddy y nos dejaba grandes momentos en whenever we wanted. Y sin creérselo del todo, siempre ha dicho que ese año a él lo que le interesaba era la pintura..¡pues menos mal!




Mientras Warren Zevon mostraba su faceta más madura, tranquila e intimista, que no estaba nada mal: 

1991 vio el debut de  Antonio Vega, No me iré mañana demostraba que lo intuido en Nacha Pop iba a ir a más en su carrera en solitario, iba a marcar en España diferencias como compositor: 



Y por terminar quedándonos en casa, la cuenta atrás era más que un digno sucesor de la vida mata. Honestidad brutal y grandes canciones, aún con Josele Santiago peleándose con la heroína. 


Un gran año, sí...


aunque, bueno reconoced que solo tuvisteis fortuna arrimando cebolleta con esto...



.y es que en el fondo tampoco bailar pegados estaba nada mal...







1 comentario: