domingo, 30 de octubre de 2016

Pretenders, los cuatro primeros discos


He vuelto a acordarme de la banda de Chrissie Hynde por varios motivos, entre otros que vuelven con disco nuevo después de ocho años y mirado atrás para recordar sus primeros discos, los cuatro primeros (otra vez el concepto) Pues resulta que incluso ahora, siendo una banda de las de toda la vida, más me sorprende el nivel de esos discos y la enorme cantidad de buenas canciones que tienen. 




Empezando por el debut, que se puede considerar un clásico new wave, power pop o como se quiera denominarlo. El disco de brass in pocket, su primer pelotazo pero que también contiene joyas como kid o la versión de stop your sobbing de los Kinks, que incluso tiene más fuerza que el original



 El disco, que se considera con justicia uno de los mejores debut en el rock, tuvo muchísimo éxito pero su continuación, Pretenders II no se resintió y no desmerece nada al primero. De nuevo una versión de un tema poco conocido de los Kinks, I go to sleep, elevado por la voz de Chrissie Hynde, el guiño punk de Message of love, Talk of the town, mi canción preferida del grupo o day after day, donde incluso se permitían experimentar más de lo habitual



El tercero, learning to crawl llegó después de que la tragedia se cebara con ellos, ya que la adicción a las drogas les costaría la vida a su bajista y batería originales, muertos por sendas sobredosis. Así llegarían  Martin Foster  y Robbie McIntosh, el guitarrista que luego tocaría unos cuantos años con McCartney  y Pretenders volvieron a marcarse otro gran disco, con un tema que se convirtió, involuntariamente, en clásico navideño, 2000 miles, otro confesional como my city was gone y dos nuevas joyas entre pop y punk, middle of the road y back on the chain gang 






Y como ya sabemos que no hay dos sin tres, también hay que mencionar a get close, de 1986 que cerró esa etapa clásica, ochentera. El disco de don´t get me wrong, por supuesto, pero también hay mucho más. Por ejemplo un buen porrón de músicos de sesión o invitados que le dieron empaque al disco: Chucho Merchán, Simon Phillips de Simple Minds, Carlos Alomar...por eso suenan también temas como my baby o hymn to her, una power ballad en toda regla: 


En fin, un grupo al que no se cansa uno de volver y cuyos discos de entonces han envejecido más que bien. La magia de los cuatro primeros, ya se sabe...


2 comentarios:

  1. los tres primeros son imbatibles nunca la Hynde ha conseguido acercarse ni de lejos a los mismo el Get Close es irregular con cosas muy malas y excelenets pero esa va a ser la tónicxa de ahi en adelante a mi juicio

    ResponderEliminar
  2. Aquí está la esencia de los mejores Pretenders. Saludos.

    ResponderEliminar