domingo, 27 de noviembre de 2016

Blues rock: tres discos que escuchar cuando quieres volver a los orígenes


Ya sabéis que se ha confirmado que los Stones sacan disco de versiones de blues en unos días, casi en plan broche al año. Es algo que está bien, a quién no le gusta que los Stones vuelvan a estar de actualidad por algo más que una gira o un concierto pero...me estoy acordando de  Honkin on Bobo,el disco de versiones de Aerosmith que hace unos años supuso su vuelta después de mucho tiempo, en el que vendieron la moto y al final, precisamente, Honkin on Bobo fue un disco de versiones de blues más quemadas que la moto de un hippy, hechas con el piloto automático y...eso es lo que tiene pinta de ser blue&lonesome. 

Y no tiene por qué ser así, se puede volver a los orígenes si te has alejado de ellos o ha pasado el tiempo sin tener que recurrir a versiones fáciles para salir del paso. Hay discos clásicos que muestran el camino y uno de ellos es precisamente uno de the  Rolling Stones: 


Pensemos que antes de Morrison Hotel, The Doors venían de sacar the soft parade,un disco sostenido por Krieger en el que experimentaron mucho más, incluyendo orquestación y que además habían tenido no pocos problemas el año de su grabación, con Morrison alcoholizado y liándola enseñando el "finstro"...y les salió ésto: un disco de unos Doors más "primitivos" e imbatibles, con una base de blues que está detrás, claro de Roadhouse blues, aunque hay ecos también en la gran peace frog o Land ho






El último disco de Free, un postrero intento de volver a estar juntos, impulsado por Paul Rodgers, fue también una vuelta a los orígenes del grupo, aunque no perdieran nunca el norte. Pero para estar las cosas muy tirantes entre ellos, de hecho es el último disco del grupo, el resultado es más que bueno, no hay más que escuchar cosas como come together in the morning, heartbreaker o, mirad que apropiado para el post, Muddy Waters: 




Y por supuesto, let it bleed de los Stones, que habían pinchado con their satanic majestic request y sus guiños a la psicodelia y se habían recuperado con Beggars Banquet, pero sin volver del todo a los orígenes, como en Let it bleed. Versiones que sí dejan huella, como la de love in vain (que recuperarían encima a lo grande en Stripped) y temas propios como let it bleed, you got the silver, con Keith tomando el protagonismo y sobre todo Midnight rambler. Poco se puede añadir... Dame blues rock, el que quieras...pero dámelo así, a lo grande, que puedes y ya sabes como hacerlo:







No hay comentarios:

Publicar un comentario