domingo, 28 de febrero de 2016

La vuelta de los Guns: Slash y Duff...os la estáis jugando


¿Quién falta, recordando viejos vicios...?

Axl Rose ha conseguido que vuelvan los Guns aunque sea más o menos (podemos decir que es una reunión al cincuenta por ciento) y no parezca importarle un pito a casi nadie. No me extraña. Han pasado demasiadas cosas y todo lo que significó la banda en su momento se ha ido al garete, saliendo por la ventana (como aquel piano del amigo Axelio)

Yo personalmente no entiendo qué diablos están pensando Duff McKagan y Slash. Bueno, sí, en billetes de los grandes...pero no sé si les compensará dar esos conciertos y estar codo a codo con un tipo que haría bien en retirarse, porque no se aguanta ni él. Se están jugando la salud otra vez, porque  la maquinaria en que se convirtió Guns and Roses con el pelirrojo en modo on fire casi se los llevó por delante. De manera literal. 

Hagamos memoria. Es 1991 y se celebra la segunda edición del Rock in Rio, cuando era rock y en Río..Guns and Roses son cabezas de cartel por encima de Queensryche, Megadeth y los Judas (toma ya) con Maracaná "petao" , debutan en directo Matt Sorum y Dizzy Reed, el concierto va a ser televisado...y en el backstage llega Axl Rose y saca un papel de la manga en el que se especifica que todos los demás le ceden a él los derechos del grupo o el se pira. Increíblemente todos acceden...y venden literalmente su alma al diablo. Van a pasar una temporadita en el infierno...

A partir de ese momento Axl Rose hace lo que le da literalmente la gana en cada concierto, poniendo en jaque los nervios de todos. Sobre todo llegando hasta cuatro horas tarde a cada show (pensemos un momento en lo que significa llegar cuatro horas tarde a un concierto de la gira de los use your illusions) o liándola parda, como en este momento desconcertante: 


Que le estaban grabando con una cámara, con una simple cámara...bueno, pues no contento con tirarse encima del espectador, se le ve darle una "tollina" a traición a otro y a continuación...se pira, así por las buenas. Demencial. Aquí el público perdió los estribos y destrozó el escenario, los propios Guns tuvieron que salir escondidos en una furgoneta, hubo una veintena de heridos...pero eso no detuvo al tipo, que en el siguiente concierto volvió a llegar una hora tarde, porque sí. Al pobre Matt Sorum, un tío que ya había tocado con The Cult en la gira de Sonic Temple se lo llevaban los demonios sin poder hacer nada. 

El único que se atrevió a replicar a la diva fue Izzy Stradlin, que ya sabía entonces que no iba a ir a ninguna parte (al menos buena) si seguía metido en aquel follón. Se había recuperado de su adicción a la heroína y ya ni viajaba con el resto del grupo, aunque tenía que aguantar esas esperas de horas y horas hasta que Axl se dignaba a aparecer, algo que debía ponerte el corazón a mil. Encima, en otro gesto feísimo el que fuera su amigo y paisano se plantó un día diciéndole que iba a cobrar menos porque no se movía en escena...fue el colmo para el guitarrista, que se bajó del barco. Salvo para un par de conciertos puntuales poco después y alguna aparición esporádica con los Axls Roses actuales, no ha vuelto a involucrarse en serio en este lío. Hasta ahora ha sido el más sabio de todos. 

Los demás tuvieron que seguir aguantando el chaparrón, como cuando en Montreal, cuando tocaban después de Metallica y Hetfield se quemó, volvió a llegar cuatro horas tarde y se las piró a las primeras de cambio otra vez, volviendo a cabrear al público que volvió a destrozarlo todo. Realmente estar en  Guns and Roses esos días tenía que ser  insoportable. 

Desde luego para Slash, enganchado a la  heroína y para McKagan, alcohólico crónico lo fue. Al primero le dio una sobredosis de la que solo le salvó un chute de adrenalina y al segundo le explotó el páncreas. Casi nada: los dos lo contaron de milagro. 

La separación les ha sentado bien a ambos. Independientemente de lo que nos guste el proyecto conjunto de Velvet Revolver o los discos en solitario del chisteras, ahí hay dos músicos profesionales disfrutando de su trabajo y nada más, con un posición económica que no es mala, como es el caso del pobre Steve Adler. Y ahora vuelven a algo que casi les cuesta la vida...sigo sin entenderlo, el tiempo lo cura todo y esas cosas, pero habiendo estado al borde del precipicio, volver a confiar en un tipo que sigue haciendo de las suyas cada dos por tres...uf. Que les vaya bien y sobre todo que no vaya mal. 

Si vuelve a lucir este modelito con
 las lorzas, se les pela la patata fijo






sábado, 27 de febrero de 2016

Neal Casal, un enamorado (y currelas) del rock


Aprovechando que viene con Chris Robinson como guitarrista y ya que el ex Crowe (y doble de Charles Manson) se va a llevar casi todos los parabienes yo aprovecho para hablar de su guitarrista y descubrirlo un poco más. 

Cuando yo supe quién era fue a través de un recopilatorio que ya tiene unos años, leaving traces, de su carrera en solitario, que ya tiene una docena de trabajos. El caso es que incluía un pequeño documental/entrevista y fue ahí donde me di cuenta que estaba delante de un tipo con talento, muy sencillo a la vez y con un amor y una pasión descomunal por la música. Tipos así son los que apetece encontrarse en el rock ¿no? 

Pues con el paso de los años no ha parado. Con su carrera en solitario y en multitud de proyectos, que es el apartado donde voy a a centrarme más. Empezando con Hazy Malaze, un grupo con el que llegó a publicar tres discos, en una onda más orientada al funky que no suena nada mal: 

También fue requerido por Ryan Adams en el 2007 para unirse a su banda, los Cardinals y desde luego el amigo Adams, que iba cuesta abajo y sin frenos, no pudo escoger mejor escudero, porque reflotó su carrera y volvió a ser el Ryan Adams del disco debut o Gold, gracias en parte a como se complementaba con Casal. Como muestra un botón: 


Y de ahí a la banda de Chris Robinson, con la que ya lleva tres discos, demostrando que la onda más psicodélica del ex Crowe en esta parte de la carrera  también es su fuerte. 


Eso sí, con barbaza terror de las gilettes, como es de rigor...¿No se darán cuenta de lo que envejecen esos pelos, por amor de  Dios?

En fin, la cosa no queda en estas tres experiencias principales. Ha puesto su guitarra al servicio de gente de mucho postín como Willie Nelson o Lucinda Williams, Tift Merrit (qué bien le viene a esa guitarra a esa voz tan especial) Mark Olson...para terminar participando en un supergrupo (en términos del Americana) como es el proyecto de Hard Working Americans 


Incluso para terminar una anécdota. Fue el "coach" vocal de Owen Wilson, el actor, para la película de Starky&Hutch, donde cantó la mítica balada moñas de David Soul. Escuchándole se ve la mano (y la voz y la guitarra) de Casal. 



jueves, 25 de febrero de 2016

Jaco Pastorious e Ian Hunter


formación del disco al completo. Esa peluca de Hunter ya era legendaria
Jaco Pastorious es una figura respetadísima en el rock sin ser propiamente un bajista de rock ni haberse prodigado tanto en el género como debería haber sido. Prueba de ello es que el último documental sobre el genio del bajo lo produzca Robert  Trujillo de Metallica, un bajista rockero (y menos...genial) y aparezcan en él nombres como los de Flea, Sting, Geddy Lee o Santana, entre otros. Más información, por cierto, aquí: Jaco

El caso es que rebuscando en su biografía el episodio más rockero de su carrera es probablemente la grabación de all american alien boy de Ian Hunter, en 1976.
Pastorious acababa de publicar su primer disco en solitario, le llovían las mejores críticas, se había incorporado a Weather Report y aún tuvo tiempo de formar parte del segundo disco del ex Mott. Su presencia no es casual, ya que el disco tiene un toque más "jazzy" y prescinde de su habitual mano derecha, nada menos que Mick Ronson, aunque recordemos que es el disco de canciones como Irene Wilde, God part 1, con Hunter más dylaniano que nunca o you nearly did me in, con Queen nada menos poniendo las voces de fondo. Un lujo de disco, como de costumbre poco conocido (siempre se lleva la palma el debut o incluso you´re never out with a schizophrenic) y con ese dato curioso de un genio del jazz al servicio del rock más clásico. 






sábado, 20 de febrero de 2016

Cowboy song: la biografía autorizada de Phil Lynott




Treinta años después de que se nos fuera, se publica esta biografía que parece la definitiva del líder de Lizzy, a pesar de que hemos visto y leído mucho sobre un personaje al que no hace falta decir que se le quiere mucho en el rock. 

El autor, Graeme Thomson, no es un neófito en las biografías, ya ha publicado dos sobre Kate Bush y George Harrison y parece que ha echado el resto con la de Phil Lynott. Tanto que ha descubierto cuantas personas de color había en el Dublín en la que éste creció. Cuatro, contándole a él. Anécdotas y detalles como éste hay unos cuantos en el libro, como que le tiró los tejos a las novias de Gary Moore y Bob Geldof (ganas tendría el bueno de Phil) que le gustaban los spaghettis sin salsa e incluso cosas que no se sabían todavía sobre él, que si revelara aquí sería todo un spoiler...

Cowboy song puede ser la biografía definitiva del personaje y por tanto lectura obligada para todo fan de Thin Lizzy que sienta aprecio por la figura del bajista, tiene pinta de que no decepciona precisamente. Por supuesto tardará, si es que sale, una traducción al español así que habrá que confiar en lo que sepamos de inglés. 




jueves, 18 de febrero de 2016

Kylie Minogue (El disco) un caso curioso



y portadón...ya me entienden

Pues sí. Más allá de mi afición al australiana hay un par de detalles llamativos en este disco. El primero, que lo reeditan ahora, sin fecha redonda (salió en 1994) ni motivo especial ni gaitas, hala al lío...y ojo, en vinilo. Nunca deja uno de sorprenderse con esta industria. 


También porque es un disco (que no conocía) muy decente, sin la banalidad del principio, la pose arty de después y el petardeo continuo en el que vive desde el 2000 la australiana. Con una producción muy cuidada a cargo de un equipo desconocido, deconstruction, que toman el relevo de los famosos Stock, Aitken y Waterman que en los noventa ya ni pinchaban ni cortaban este "Kylie Minogue" es un disco que podría haber enseñado el camino al dance y la electrónica que todos podíamos haber transitado...sonidos orquestales, un toque arábico...


El famoso R&B noventero, que debió ser y no fue: 


y el clásico pop que asociarías en ese momento con Kylie: 






Todo a cargo de una artista de lo más mainstream que podía haber a mediados de los noventa, que arriesgó y le salió un señor disco comercial, en el mejor sentido del término. A nivel de críticas no le fue mal, todo el mundo aplaudió el paso adelante de la Minogue y a nivel de ventas le fue bien, pero no tanto como debería y el disco que podía haberle enseñado el camino a ese pop comercial se perdió un tanto en el limbo, hasta ahora. Porque otra de las curiosidades del álbum es que la tirada original de la reedición se ha agotado. A lo mejor, con veintipico años de retraso, todavía puede marcar el camino. Nuestros oídos, que siempre están expuestos queramos o no a la pachanga, nos lo agradecerían. 


domingo, 14 de febrero de 2016

Como completar los "live albums" de Warren Zevon



Hablé del directo de stand in the fire hace tiempo y ahora puedo completar el apartado "live" de Warren Zevon, más que nada porque acaba de salir un nuevo artefacto al mercado, the coffee break concert 

En la que el americano da un concierto para una emisora de Cleveland, nada menos que en 1976 con su segundo (y casi podemos decir que era el primero) disco, recién salido del horno. En plan modesto, solamente Zevon y el piano, sirve efectivamente para completar la perspectiva de este hombre en directo con ese primer disco como base, ahí está por ejemplo un tema como desperado under the eaves que luego no entraría tanto en su repertorio. 



Y aparte hay más material en directo, claro, publicado en vida y después de que falleciera en el 2003. 



Un bootleg que salió el año pasado, con Warren en su momento de gloria, acompañado de banda. Es la misma gira del concierto de Passaic para la mtv que puede verse en youtube, así que palabras mayores, hasta se marcan una versión de Springsteen y todo. Aunque el sonido, sin ser malo deja algo que desear. 


Aquí saltamos un poco atrás, a su segundo álbum, el que al fin le dio un nombre y le permitió tener una banda cubriéndole las espaldas, con el famoso Waddy Wachtel a la guitarra. Por supuesto no puede faltar Werewolves of London recién sacada del horno. 




Y finalmente un disco de su etapa más "madura" cuando ya no estaba en la cresta de la ola y lidiaba ya con sus problemas mentales. Así que el sonido es más reposado y acústico, otro aspecto a descubrir del amigo Warren, más si tenemos en cuenta que ya podía añadir a su repertorio cosas tan magníficas como searching for a heart. 


                                               De qué me sonará el tío de las patillas...


sábado, 13 de febrero de 2016

Them, más que el grupo de Van Morrison...

...con el que empezó y grabó Gloria, que es lo que se suele decir.

Y Them fue más. Quizás no tanto como debiera pero más al fin y al cabo. Y ahora es buen momento para descubrirlo ya que se acaba de editar the Complete them, con todas sus grabaciones con el gruñón de Belfast recopiladas en tres discos. 


Ahí se aprecia no solo a Van Morrison como voz y frontman, sino también que eran un grupo que se movía a gusto en diversos estilos, no solo el Rhtym and Blues y el soul, sino también el folk y el rock, por ahí aparece como músico de estudio Jimmy Page (cómo no) Así que aparte de Gloria están temas como Here comes the night, otro de sus éxitos iniciales (qué curioso oír la voz de un Van Morrison casi juvenil ) my lonely sad eyes, donde ya se intuye que el león de Belfast va a hacer cosas muy grandes, Mighty like a rose, Friday child o ese blues a toda mecha genial que es mystic eyes, donde se aprecia que como frontman Morrison ya era de los mejores. También hay versiones, algunas muy curiosas como el Richard Cory de Simon & Garfunkel, que casi coincidió con la original. Además hay un tercer cd con rarezas, demos y temas en directo para la BBC que siempre ayudan a entender lo que significa un grupo como Them. Un trabajo de recopilación muy completo que ha gustado al propio Van Morrison, que ha escrito las notas para el disco. En sus propias palabras " hay un montón de buen material aquí" Teniendo en cuenta lo poco dado al elogio que es el de Belfast, hay que tenerlo en cuenta. 






viernes, 12 de febrero de 2016

1966, el año en que el rock se hizo mayor


Todo un año musical está de alguna manera de aniversario, aunque sea lejano. Cincuenta años, ahí es nada...1966 fue el año en que el rock cambió y se convirtió en otra cosa, en muchas cosas y para mejor. Uno de esos años decisivos, con muchas cosas que celebrar (con las consabidas reediciones) Como por ejemplo: 


Lo pongo como ejemplo del salto adelante de la producción, habría sido más obvio mencionar el good vibrations, pero es que está tan trillado...en fin, una canción sencilla que se convierte en un clásico por el trabajo en la mesa, con los coros doblando las voces, la parte instrumental en la mitad del tema...una gozada. 





A los Stones aún les faltaba grabar un disco verdaderamente grande, pero suya es la canción del año. Todo un salto adelante, sitar incluido.


Obviamente. La cima del Dylan clásico y a lo grande.. Doble álbum (o vinilo de cuatro caras) con just like I Woman, I want you, Absolutely sweet Mary y Sad eyed lady of the lowlands ocupando toda una cara. 

y...no soy el único que ve
 la conexión Dylan/Doctor Who



El humor llegó al rock con Zappa y Zappa llegó al rock con su debut. Otro de los primeros álbumes dobles y conceptuales, con Frank Zappa criticando con su acidez habitual la cultura pop americana. Y ya lucía el bigotón, por cierto







Cómo no. Los Beatles dejaron las giras y se pusieron a la cabeza de todo, marcando el paso. Pues todo arrancó en Revolver

 El primer tema de éxito en que las mujeres llevaban la voz cantante y no eran solo una cara o una voz bonita o las dos cosas. Tirando de piernas...por cierto, una de las primeras canciones símbolo de la guerra del Vietnam. Nancy Sinatra tocó para las tropas americanas allí ese año y los soldados adoptaron la canción como himno. 

De nuevo la pareja por aquí. Si Parsley sage Rosemary and Thyme es un álbum más "oscuro" y folk, the sounds of silence es el disco que demostró que el folk y el rock iban a seguir de la mano y de qué manera, recuperando the sound of silence o incorporando temas como I am a rock. Eso sí, las portadas no eran lo suyo. Aquí parece que llega un ciclista tocando la campanilla...




jueves, 11 de febrero de 2016

Blackstar de Bowie, al fin




Blackstar va a ser probablemente el disco que recuerde con más drama alrededor. Por pensar un domingo por la tarde que iba a darle una oportunidad, ya que parecía tener puntos en común con Young Americans y con Lodger, que es lo más accesible de la trilogía berlinesa. Luego te levantas el lunes y...bueno, ya sabéis. 

Intentando quitarle algo de ese componente dramático, me ha gustado más el último regalo de Bowie al mundo. Realmente estaba en un plano superior, viniera del espacio exterior o no. Solamente él podía hacer un disco en unas circunstancias como en las que estaba y facturar algo de tanta calidad. En Blackstar, el tema título hace lo que quiere contigo, con esos cambios de ritmo, esas voces sintetizadas, coros...un caos sonoro que está muy organizado. Un poco como le pasa a it´s a pity she was a whore, que te va metiendo además en ambiente, en situación. Blackstar es un disco muy nocturno, de madrugada. Además aquí entran ya el piano y el saxo, que van a lucirse. Sobre todo en Lazarus, la canción más intensa del vídeo (imposible no ver ese vídeo ahora y ver algo más) donde parece que estás en un club de jazz a las tantas pensando  y dejándote llevar por ese saxo fantástico (la verdad es que David Bowie tuvo olfato con sus músicos hasta el final, la banda neoyorquina que "fichó" lo bordan) y una vez más entra a la perfección en un personaje, el de Lázaro...luego más atmósfera con la percusión a todo trapo en Sue...con girl loves me que parece una continuación, para que al final llegue el Bowie clásico, el de siempre, el duque blanco que vuelve a reflexionar a cierta distancia en dollar days. Por último, I can´t give you everything, otro tema casi "ambient" con el saxo a todo trapo. No sé que es exactamente el free jazz, pero sí es lo que ha hecho Bowie en este disco, bienvenido sea. 

Y sí, al final Blackstar tiene la duración de Young Americans y al igual que éste no sobra nada con tan pocos temas y es un disco más que accesible, notable. Incluso me gusta más que the next day. 

Hablando en plata, David Bowie era el puto amo y Blackstar es la última prueba de ello. 





  

domingo, 7 de febrero de 2016

Long John Baldry, un pionero del blues rock británico...


Del que no se acuerda nadie...o casi nadie. Y sin embargo le debemos artistas que consideramos fundamentales
Con McCartney
De la quinta, más o menos de Beatles, Animals o Stones, mamó el blues desde pequeño y a los diecisiete años ya estaba tocando la armónica en cafés del Soho londinense donde conoció a otros pioneros fundamentales, Alexis Korner y Cyril Davies. Con el segundo fundó el primer grupo de blues con guitarras eléctricas, Blues incorporated, en el que sus miembros aparte de ellos dos cambiaban constantemente. Por ejemplo siendo la banda residente en el Ealing Jazz club tocaban con un compañero de clase de Baldry llamado Charlie Watts y un tal Mick Jagger hacía un  par de canciones. Entre su público estaban Bill Wyman y Keith Richards y Brian Jones se pasaba para pedirle discos de blues a Baldry, que nunca devolvía...así que nada menos que los Stones le deben su existencia en parte al amigo Long  John. Después montaría un nuevo grupo, the R&B all stars que haría aumentar su número de fans, entre los que se contaban John Mayall, Ian McLagan, Mick Fleetwood o los mismos Beatles a los que conocía de los días de Hamburgo y a los que llevaba discos de blues cuando giraba por Liverpool. Muerto Davies montó un tercer grupo the Hoochie Coochie man en el que la segunda voz la aportaba un cantante novato y recién llegado a Londres: Rod Stewart. El amigo Rod estaría en su siguiente proyecto, Steampacket al que se sumarían Brian Auger y Julie Driscoll.
Steampacket: Rod the Mod, Baldry,
 Julie Driscoll y Brian Auger
 Aunque después de un tiempo, por temas de contratos y demás resultó que este grupo no iría a ningún lado por lo que tuvo que montar un nuevo grupo para cubrirle las espaldas. El pianista de esta nueva banda, Bluesology, sería un debutante que iba a dar que hablar: Elton John
Bluesology: Elton John y su peluca
 (todavía propia) en segunda fila


De hecho un par de años después Baldry fue el que le desaconsejó casarse con una mujer, asumir que era gay (él mismo lo era) y tirar "pa" alante sin complejos, cambiando según confiesa el propio Elton John el curso de su vida. No está mal. 

En los últimos sesenta se convirtió en una especie de crooner, cantando hasta el tema de la BBC para la Olimpiada de México y por eso su estrella comenzó a declinar. Eso no impidió que en los setenta ayudara a instalarse en América a Savoy Brown y Fleetwood Mac. Luego se instalaría en Canadá, donde se convertiría en una luminaria del blues, ganando premios Juno y cosechando buenas críticas. Pero su cuerpo empezó a resentirse de todo lo que había fumado y bebido, el tipo tenía un carácter explosivo y acabó teniendo un montón de problemas: osteoporosis, úlceras... cuyo tratamiento costearía agradecido Rod Stewart que ya sabemos que es un tipo bastante cicatero....finalmente falleció en el 2005 y su nombre como he dicho ha quedado en el olvido. Algo que visto a quién ayudó a poner en el mapa no es algo muy justo. 





viernes, 5 de febrero de 2016

aniversarios redondos del 2016


Nuevo año y nuevos discos que cumplen bodas de oro, plata o lo que sea y que quizás no tengan esas reediciones que tanto le gustan a la industria. 


Treinta años de este disco de los australianos, antes de que starfish y under the milky way les convirtiera de manera breve en grupo de éxito. Con el peso recayendo menos en Steve Kilbey, su bajista, es igual de sugerente que todo lo que hicieron en los ochenta, aunque ya camino del "mainstream" 




Otro trigésimo aniversario de un grupo alternativo que poco a poco llegaba al gran público, gracias a que a su faceta más combativa y punk iban añadiéndose otras cosas, incluyendo armónicas y hasta algún remix bailable, de verdad. Si hasta tuvieron un hit single....y sí, la chupa es mítica




Steve Earle sacó hace veinte años uno de esos discos emblemáticos, cuando salió de la cárcel, con su habitual dosis de energía. Esos años superando sus problemas con la coca en cuanto a sinceridad Earle iba a por todas, dejándose la piel, algo que seguiríamos viendo cuando llegara el Corazón 



Ya lo comenté en el post del 76 y que todo no era punk. Los álbumes en estudio de Rory Gallagher pasan relativamente desaparecidos y merecen mucho la pena. Aquí, aparte del blues rock habitual de muchos kilates el irlandés se nos adentra en el mundo del blues y se marca un par de baladas de aúpa. 




¿Sorprendidos? Sí, el dúo tiene su punto. Que estén algo quemados (esas pintas que se me gastan el alto y el bajo son de traca) no quita que tuvieran sus cosas. Especialmente dos discos que sacaron en 1966, the sounds of silence y este Parsley sage Rosemary and time que es mucho más complejo y al mismo tiempo tiene canciones muy sencillas, para bien. 





jueves, 4 de febrero de 2016

Escuderos del rock n roll...y de David Bowie


Nos vamos recuperando por aquí (más o menos) del inesperado final de David Bowie y así el Ayatola se suma poco a poco al homenaje a un personaje único e irrepetible. Una prueba de ello sería el increíble olfato que siempre tuvo con sus músicos y no fueron pocos los que estuvieron a su servicio. Pongo cinco ejemplos, pero podían ser muchos más: Mick Ronson, por supuesto, Earl Slick, incluso Stevie Ray Vaughan... 


Reeves Gabrels
¡Te he dicho un do, un dooo!

Para el guitarrista, Bowie sería prácticamente un hermano mayor. Se conocieron en 1987 a través de la mujer de Gabrels, que trabajaba como agente de prensa para el británico, sin que David Bowie supiera que era guitarrista. Hasta que su mujer le dejó una cinta y a Bowie se le encendió la bombilla. Con él grabaría su vuelta a lo grande al rock de guitarras, con el fantástico debut de Tin machine. Sería su mano derecha durante toda la década de los 90, su trabajo llegaría hasta hours. El inglés siempre se fiaría mucho de él, le bastaba un rasgueo de guitarra para inspirarse y que arrancara la canción siguiente. Era de los pocos que conocían de verdad que los problemas cardíacos que sufría eran aún más graves y después de su pérdida ha dicho, con toda razón, que hay que recordar a Bowie como un tipo normal y corriente y fantástico a la vez. Dese hace tiempo se ha integrado en The Cure y ahí sigue con Robert Smith y compañía. 



Mike Garson


Procedente del jazz, Bowie requirió sus servicios ya en 1973, en pleno apogeo de Ziggy Stardust, como pianista en directo. En una audición de siete segundos tocando changes consiguió el puesto. Iba a hacer diez conciertos con la banda..y acabaron siendo más de treinta años, apareciendo además en 18 albums con el británico, además de no pocos tours. Bowie era fan del jazz, recordemos que tocaba el saxo y se sentía a gusto con el pianista americano, que le permitía meter arreglos ajenos al rock, 
incluso de música clásica, como en la parte del piano de battle of Britain

y llegó a tocar en directo con él incluso en las contadas ocasiones en que Bowie lo hizo después de retirarse de los escenarios en 2004



Carlos Alomar


"oé oé oé, oéee"
En 1974 Bowie conoció a este guitarrista de Rhythm and blues mientras producía a su amigo Lou Reed. Su olfato legendario no le falló, era el hombre que necesitaba y por eso lo llamó para young americans, su acercamiento al soul y como ya sabemos, el inglés se adaptó como al guante al soul y al funky. Luego vendrían station to station, Heroes, Lodger...Bowie siempre parecía saber cuando hacia falta el toque funky y soul del guitarrista. Como anécdota emotiva, cuando asesinaron a John Lennon, Bowie estaba con él y le pidió que le consiguiera algo para dejar de sentirse aturdido por el dolor de la pérdida.Alomar cogió su dinero y se fue a dormir, sin comprarle nada. Entendía que Bowie tenía que pasar por eso. 



 Gail Ann Dorsey
" A ver si me toca la bono loto..."
 Gail Ann Dorsey fue uno de sus últimos "fichajes" al bajo, de los más acertados. Al principio no entendí muy bien qué pintaba aquella señora de aspecto extraño (Reconozco haberla llamado "la bajista Kojak") pero desde luego era la bajista ideal para Bowie. Tanto que ha estado con David Bowie hasta el último momento, desde que se incorporó a la gira de Outside.Nadie como ella hizo que Under Pressure sonara tan bien en sus conciertos. 


Trevor Bolder

" Patillas de gomaespuma"

Y terminamos casi al principio, con uno de los spiders from Mars, la mítica banda de Ziggy. Proveniente de Hull, como Mick Ronson, sustituyó nada menos que a Tony Visconti al bajo para cubrir las espaldas de Bowie en Hunky Dory y se mantuvo junto a Bowie hasta el disco de versiones de Pin ups. Nunca estuvo cómodo con su atuendo glam, pero su bajo, como el resto de la banda, sonó excelente en el disco más mítico de la carrera de David Bowie. 


Viajes en la Tardis: Alex y Cristina eran peor de lo que recuerdas




Como lo del Delorean se nos ha quemado el año pasado, mejor recurrir a otro artefacto viajero en el tiempo y el espacio, espacioso y que se aparca bien y que nos lleva al pasado para sorprendernos...siempre hay cosas que nos sorprenden si volvemos por el túnel del tiempo. Como este dúo de los infectos  interfectos Alex de la Nuez y Christina Rosenvinge. 


Tururum tururum turururu...sí, una canción hace chas y aparece a vuestro lado para volver a daros dentera...pero ojo, que la cosa no se quedó ahí. Desgraciadamente no se quedó ahí.


Es 1988 y dos jóvenes categoría jasp (guiño noventero) Alex venía de los Zombies y Christina de liderar Ella y los neumáticos (no se atrevió a llamarlo Cristina la neumática y yo no me atrevo a ponerme otro tema) y habían coincidido en un proyecto brevísimo llamado Magia Blanca donde la Rosenvinge se nos disfrazaba de Belinda Carlisle, consiguiendo un inquietante parecido con la americana.

En fin, los dos estaban predestinados a unirse como dúo y como tal se nos descolgaban con un debut de tontipop para niñas (supongo que más de un niño también) tirando a cursis, porque el dúo era cursi con ganas, no hablemos ya de sus pintas, especialmente la de ella 
Aunque ojo a la gorrita y las solapas setenteras 
(En Alex se intuía un precursor del pagafantas que sería enseguida) repipis hasta para los ochenta...la cancioncilla de marras los aupó a la fama pero su debut no se quedaba ahí (desgraciadamente) Prestemos atención a algunas de las bombas de relojería que activaron:



Un disco, caray, que se puede entender como conceptual...todos sus temas, acabando con "chás" tienen el poder de hacer que te piten los oídos...que llevó al dúo, he aquí el dato curioso que nadie recuerda (y que ellos no quieren seguramente recordar) ¡Al festival de la Oti! Donde defendieron el pabellón hispano con dulce maldición "adaptada" a los ritmos latinos (haciendo el viaje inverso) Fue demasiado, incluso para un festival como el de la OTI...

No hay más que ver la reacción del público, lo perdido que van Alex de la Nuez y el corista de la gorra de chulapo, no hablemos de esas bases de orquesta a ritmo de bolero, chachachá o lo que quiera que sea. Obtuvieron el peor resultado de la historia de España en el festival, empatados con Gonzalo y quién piensa en ti (temazo al lado de éste) 

En fin, como ésto no les supuso conquistar las Américas (les dieron dos puntos, eso sí) nuestros dos inefables protagonistas se concentraron en el mercado local, con su trabajo "sophomore" el ángel y el diablo, en el que habría que preguntarse quién era el ángel...hay que ver, dos años de vida del grupo y llegaron a dos discos. La suerte nos es esquiva. Este iba a ser el disco "maduro"...con piezas como 


 Tirando de armónica, sí...en fin. La cosa acaba aquí, eso si, a lo grande, con una gran y metafórica explosión. Resulta que el "chorbo" de la Rosenvinge el escritor maldito (pesado) Ray Loriga animó a su chorba a grabar sus canciones por su cuenta, sin Alex...la cosa gustó a la discográfica que se deshizo del pobre de la Nuez (cruel destino de pagafantas el suyo) y apostó por lo que sería Christina y los subterráneos, con un nuevo viraje de Christina, que en una década había cambiado de estilo sin despeinarse el flequillo por lo menos cinco veces. Alex que componía la música, producía las canciones se vio relativamente en la calle se puso como Dios en el Sinaí y hasta ahora no ha vuelto a hablar que sepamos con su antigua partenaire, lo que aborta (hay gente que pide esto, de verdad) cualquier posible reunión " Quieres ir tras de mí, pobrecito de ti" mira tú lo que significaba en realidad ese verso.
no te acerques que me tiznas
 Pobre Alex de la Nuez, al fin y al cabo su versión de la Steve Miller Band tenía su punto... 

Pero como habéis visto al salir de la Tardis, sí, su dúo fue mucho peor de lo que pensabais.... 

good old days