viernes, 29 de abril de 2016

Danny Michel: matadora






Nuevo disco de uno de mis artistas favoritos, cuatro años después del último, así que estamos de enhorabuena...


Guitarra "ad hoc"

Un trabajo que él considera el más "humanista" de su carrera, aunque siempre ha tenido facilidad para saber contar y muy bien historias, con una voz muy personal. Tampoco parece que falle en Matadora. Es un tipo que tiene algo que decir sin predicar, como he leído alguna vez y eso es lo que te vas a encontrar en el nuevo disco. 

Danny Michel tiene una regla, que no conocía, para saber si una canción es buena o mala: tocarla a pelo, con guitarra acústica delante de un fuego de "campamento". Es como la prueba del algodón. Si le convence es momento para darle más capas al tema. Esta vez es la que más le ha costado, en parte por su dedicación a la gente de Belize (sin sociedad off shore) y en parte por andar metido en mil historias, aunque a la hora de ponerse a grabar en estudio, ha ido bastante rápida la cosa.



Sin salirse de sus parámetros, hay un poco del Danny Michel de siempre, el que conozca como yo su carrera disfruta enseguida, quizás más que con su último trabajo, blackbirds are dancing. Hay algo así como más variedad, más colores en la paleta. Incluso grandes canciones otra vez, como good old days, la verdad es que la influencia caribeña, esos pequeños detalles que se escuchan quedan fantásticos o Samantha in the sky with diamonds (sí, guiño beatle) dedicada a una astronauta canadiense. Este tipo tiene talento y una voz muy propia, creo que queda claro escuchando estas dos canciones nuevas: 




Y bueno, alguien que siendo antitaurino (el debate está llegando hasta a Canadá) se sirve de la historia de una olvidada y pionera torera chilena, peruana (en serio, se llamaba Conchita Citrón) para componer un tema y dar nombre al álbum, reflejando su idea central (básicamente, luchar por lo que se cree) hay que tenerlo en cuenta. 






Danny es más mariachi que bullfighter....

jueves, 28 de abril de 2016

Graham Nash, this path tonight: un abuelo "fogoso"


Me ha acabado atrapando el nuevo disco de Nash, toda una sorpresa. Y es que cuando un rockero veterano que podría estar de vuelta de todo se nos descuelga con un trabajo que no va con el piloto automático, la cosa promete. Es el caso de this path tonight. 

En el caso de Graham Nash se nota energía, inquietud, se puede apreciar en las entrevistas que está dando. La ruptura de un matrimonio a la vejez viruelas que según él no iba a ninguna parte y el volverse a enamorar, también a la vejez viruelas, ha sido el detonante de todo y el motivo para que se lanzara a componer material nuevo, después de catorce años.Un material que como dice uno de nuestros latiguillos rockeros es un "landslide de emociones" 

El disco es menos invernal de lo que parece decir la portada (que casi da frío) En diez canciones se puede decir que hay dos mitades, separadas por un tema precioso, another broken heart. En la primera parte reflexiona desde el punto de vista de alguien con muchos años sobre como están las cosas y visto desde su perspectiva, con sencillez pero con elegancia: this path tonight, myself at last, cracks in the city, beneath the waves, fire down below...cada vez más y mejor, la verdad, los cuatro últimos temas son de notable. Luego llega la citada another broken heart en el que resume su situación actual tirando de sinceridad y llega a una conclusión (you don´t need another broken heart). Qué agradable, para bien, es la voz de Graham Nash, por cierto. A partir de ahí
lo que inspira el "sockless"


los temas que vienen después son más "convencionales" de hippy veterano, pero también encajan bien, la verdad es que this path tonight gana y parece más sólido a medida que lo escuchas más y te familiarizas con él.

En fin, otro veterano con energías renovadas y en buena forma. Ahí lo tenemos hablando de lo que le molesta Donald Trump o lo cabreado que está con David Crosby (dice que CNSY en alguna de sus distintas variantes no volverán ya, pero a saber. El dinero lo "cura" todo) y de gira, que pasa por aquí y ¡no en un festival! Albricias...aunque miedo me dan los precios que puedan poner.



domingo, 24 de abril de 2016

Jeff Healey


Siempre me parece que cuando se recuerda al guitarrista ciego canadiense, sobre todo a través de discos póstumos, falta algo, hacerle justicia, si no al músico (qué también) sí a la persona luchadora, estudioso y melómano que fue. 

La suya fue una biografía en algunos aspectos de película. Ciego desde que tenia un año a causa de un cáncer poco frecuente y al cabo de los años enfermo de los pulmones, con sarcomas en las rodillas y finalmente vencido, otra vez por el cáncer, nunca renunció a la música, ahí está ese estilo suyo de tocar con la guitarra en las rodillas, aunque al mismo tiempo que aprendía a tocar también empezó con su otra pasión relacionada con la música, presentar programas en radio de jazz y blues,aportando los discos que ya empezaba a atesorar en una colección que acabaría siendo espectacular. 

Bendecido por Albert Collins o Stevie Ray Vaughan, del que pudo tomar el testigo como gran esperanza blanca del blues rock, su debut, aquel see the light, fue una bocanada de aire fresco para el género, nos parezca ahora o no un  disco con sonido "domesticado" con el guiño de formar parte de la banda sonora de "de profesión, duro" (o roadhouse) una de esas comedias involuntarias que hay que ver una vez al año por lo menos, en la que incluso interpretaba un papel (bueno, realmente era él mismo) como músico de tugurio, demasiado bueno para los sobresaltos que causaban Patrick Swayze y compañía que cuando no le tiraban botellas a escena se liaban a palos o protagonizaban el peor striptease de la historia con su música de fondo: 


El caso es que por lo que fuera no consiguió consolidarse  a pesar de gozar de bastante éxito unos años, sobre todo en su Canadá natal, lo que no impidió que siguiera grabando y girando, volcándose incluso más hacia el Jazz, llegaría incluso a editar tres discos de clásicos de los años veinte y treinta, en los que tocaba la trompeta: 



 y potenciando esa otra faceta suya de divulgador de música "vintage" en radio, tirando de una colección propia que llegó a alcanzar la cifra de treinta mil discos, casi todos vinilos de 78 revoluciones por minuto, alguno de ellos incluso han sobrevivido a su muerte. Ni siquiera los problemas de salud en sus últimos años lo detuvieron, siguió girando hasta casi el final y grabando discos, como el que se editó de forma póstuma, mess of blues. 


Bien, todo eso de alguna manera no se aprecia en los recopilatorios siempre presididos por see the light o angel eyes, los directos de algún programa de la cuerda del rockpalast y hemos tenido unos cuantos en menos de diez años, el último, heal my soul, un disco de rarezas para celebrar el que habría sido su cincuenta cumpleaños quizás compensa algo ese déficit, pero no lo consigue tampoco del todo. Así que aprovecho para reivindicar a ese Jeff Healey luchador, talentoso, melómano hasta decir basta y buena persona. No hay tantos tipos que puedan colocarse en el apellido esos cuatro adjetivos. 






sábado, 23 de abril de 2016

Friends (la serie) y algunos de sus guiños musicales



Friends no pasa de moda, las reposiciones gracias a Netflix, por lo menos en América se ven tanto como una de las múltiples series que hay de estreno. Supongo que hay factor nostalgia, pero también que sea una serie de esas atemporales, al menos para mí, por sus muchas bondades, por lo menos esos friends de los primeros años, los que en España veían (no mucho más de cuatro gatos ) a las tres de la tarde por canal + en abierto (Sí, esto suena a chino hoy en día) y entre ellas están los guiños musicales. Pocas series, por no decir ninguna, ha metido gags relacionados con la música o clavado una banda sonora que Friends en sus años mozos. Algunos momentazos de prueba: 

¡Mítico!



Mítico y por partida doble 


Cameo de  Chrissie Hynde y fantástica versión de regalo


Desde luego es la canción de Rachel y Ross y lo cierto es que siempre que sale, with or without you encaja como un guante. 

Afortunadamente Chris Isaak no le hizo caso a Phoebe


Esa gramola mola 

Nunca pensé que me reiría con una canción de Lionel Ritchie


En fin, la música es un motivo más para ver Friends...otra vez

Angus Young, es momento de tirar la toalla... pero también...


...de montar otra cosa.

Angus aquí estudiando currículums
 Si el alma (ahora más que nunca) de AC/DC me pidiera consejo, ése es el que le daría, una vez que terminen los compromisos con Axl, si es que la cosa acaba bien (al pobre Angus el poco pelo que le queda se le va a caer por el estrés). 
Me estoy viendo escenas como ésta en el backstage...
....aquí Cliff Williams es el que trata de domar a la fiera

Quiero creer que Angus Young no es un tipo que se mueve solamente por la pasta, que esa ética de "currela" del rock que le veo es cierta y que lo que más le gusta es salir y darlo todo en conciertos para los fans, hacerlos felices con la música y todas esas cosas que se dicen en estos casos. Entonces todo lo que ha pasado en AC/DC es una desgracia para él, pero...no puede reprocharse nada. No tiene la culpa de una enfermedad degenerativa que le cae a su hermano o de que a su batería clásico se le vaya la pinza y se meta en líos chungos varios en Nueva Zelanda o que el cantante de la banda durante treinta y seis años (que se dice pronto) se quede sordo dándole al tema del tratar de arrancarlo Carlos..Las cosas duran lo que duran y parece que a la banda australiana le ha llegado la ora de decir adiós. Así que lo mejor que puede hacer Angus, en mi opinión, es disolver la banda y empezar de cero un proyecto nuevo. No llegaría a las cotas de popularidad de AC/DC, está claro pero le permitiría hacer lo que más me gusta, música, de un modo más ético que sosteniendo lo insostenible. Además candidatos para un proyecto, una Angus Young band no le faltarían, sin tener que recurrir a alianzas con otros rockeros míticos ni a cosas tan lamentables como músicos de banda tributo ¡Anda que no hay bandas para las que AC/DC lo han sido todo! Y además, con talento. Sin ser un especialista en bandas de "boogie hard rock" (estas etiquetas...) le recomendaría que echara un ojo a la hora de fichar a bandas como: 


o concretamente Walt  Lafty, su cantante que anda metido en proyectos de segunda fila, después de que esta banda se fuera al limbo. Encajaría perfectamente como cantante.



Cormac McCarthy o Paul McMahon se lo han currado mucho estos años, cogiendo más que tablas y desde luego vínculos con AC/DC tienen. Ahora que están al parecer algo inactivos, sería un buen momento para que Angus se planteara ficharlos. 


Estos ya son veteranos, pero al mismo tiempo son los que más vínculo tendrían con AC/DC con el que incluso comparten batera, Simon Wright. Andan ahí luchando por sobrevivir como tantas bandas ochentereras, así que no creo que pusieran muchas pegas. 


En Blackberry Smoke hay raíces mucho más sureñas, pero si quisiera alejarse un poco de la maquinaria sin pasarse (cosa que no le pega) si yo fuera Angus Young contactaría seguro con la gente de esta banda. 

En fin, cuatro ejemplos entre muchos...pase lo que pase, habrá que esperar acontecimientos, con la gira de los Axl DC a la vuelta de la esquina. Ojalá que todo vaya bien y que los fans de AC/DC no salgan más quemados. Hay mucha gente buena ahí...en fin, en las manos /guitarra de Angus Young queda la cosa. 






Ésta es una de las mejores, fijo

viernes, 22 de abril de 2016

Hay más canciones de Boston que no son more than a feeling...




...o Amanda o don´t look back, aunque conocer éstas es ya de nota "rockera"

Mezclando que se cumplen 40 años del debut de la banda, uno de los discos debut más vendidos de la historia (47 millones de copias, que se dice pronto) y que Boston vuelve a formar parte de mi selección de música para hacer deporte, me apetece descubrir esas canciones menos conocidas del grupo de Tom Scholz, el alma máter del grupo. 

Barbas, bigotes, melenas, pelazo afro...
¿Cómo no iban a ser buenos?

La verdad es que sus dos últimos discos en los 2000, corporate America y Life love & Hope son flojetes. No ayudan cosas como contar con cantantes flojetes, a años luz de Brad Delp (aunque cante en Corporate) o meter a la "parienta" (toca el bajo) en el grupo, pero si escuchas ese sonido de guitarra único, las mismas del debut, están ahí...qué grande es  Scholz a la hora de crear y grabar riffs. Algo que se ha visto en cada uno de sus discos, en esa carrera atípica que ha tenido Boston, sobre todo en esos cuatro, del debut al infravalorado walk on:

Foreplay/long time



Ostras...en su debut se podían permitir el lujo de colar una mini suite de esas que no pasan desapercibidas, con la intro larga de foreplay y luego unirla a esos coros de lujo de long time con guitarreo por doquier. Fantástica

The Journey/it´s easy


Algo parecido a la anterior, dos temas unidos de esos que hacen que te vengas arriba, aunque no sean conocidas. La verdad es que la voz de Brad Delp era un lujo para esas capas de guitarras, el hombre no fallaba nunca. 

Cool the engines& Think I like it


En third stage hay un par de canciones que van al grano, sin artificios (para lo que era Boston en estudio) y se agradecen sobremanera. Sobre todo estas dos. La primera es ideal para moteros o automovilistas "de bien" y la segunda, si te gustan las guitarras cada vez que la escuches l que pensarás será el propio título del tema. 

I need your love/surrender to me/livin with you


Menudo arranque tiene Walk on, realmente me parece que este disco está infravalorado. Quizás nunca hizo mejor Tom Scholz su trabajo con las guitarras que en estos tres temas: I need your love tiene toda la épica "bostoniana", Surrender to me te pasa por encima con las guitarras y livin for you demuestra que Boston tenía olfato para las buenas power ballads. Me gusta más que Amanda, que siempre me ha parecido una canción un tanto repetitiva y aquí Frank Cosmo, aunque inferior a  Delp, demuestra que puede estar a la altura de la leyenda si quiere. 

 En fin, que hay que bucear en Boston y no quedarse en la superficie, en More than a feeling (que anda que no mola también) o justo por debajo (en Amanda o don´t look back)



jueves, 21 de abril de 2016

Earth, Wind & Fire: R&B, Soul, funk, jazz, disco, pop, rock, ritmos latinos y africanos...


y lo que se tercie.

Hace unos meses que falleció Maurice White, su miembro fundador allá en Chicago en 1971, con poca repercusión, en parte por los nombres de los que se fueron con él en esas fechas y es una pena, porque él era el motor de un grupo que mezclaba como casi nadie todos los géneros que he puesto en el título del post. Además, White era de los nuestros, un tipo con talento, carisma y feo, con esa calvicie a la española, nada de pelo hasta el cogote y ahí, pelo afro. 

voilá

No hay muchas secciones que sean más dinámicas que las de Earth Wind and fire (quizás Kool and the Gang, otro grupo  funky de su cuerda) y que encima contara con dos voces que contrastaban y empastaban bien como las del propio Maurice White y Phillip Bailey (sí, el del dueto con Phil Collins) o metieran con acierto en sus canciones instrumentos desconocidos como la Kalimba 



qué exactamente es esto, aunque tenga un nombre
 a lo negro del Whatsapp

Y por supuesto, están sus canciones, el funk sudoroso de temas como power:


Ese soul clásico que se aprecia en devotion: 



Su primer pelotazo, que suena infeccioso no, lo siguiente: 


Versiones de los Beatles totalmente alejadas del original: 


Por supuesto, la canción que le pone alegría a septiembre: 






baladas para cuando sube la temperatura: 


Y como no, su breve período disco en el que también acertaron de pleno: 


Imprescindibles, vaya si te gusta como a mí esa vertiente fiestera y a la vez elegante del funk. Y en gran parte gracias a Maurice White, por eso merece ser recordado con respeto y aprecio. 


Fleetwood Mac: In concert 2016



Fleetwood Mac lanza en triple vinilo (se está volviendo un clásico últimamente) el material en directo que acompaña la edición de Tusk, que ya comenté hace unos meses. Una jugada sacacuartos, claro, pero que también (esto sí es más raro) tiene cierto sentido. Me explico: 

Son cortes, 22 en total, de cuatro conciertos de aquella gira, cuando Fleetwood Mac era probablemente el grupo más popular del momento y probablemente el último momento en que hubo esa magia de principio a fin de un disco o un concierto en la banda (En Mirage ya se notó que la fórmula se estaba agotando y el resto ha sido un revival más o menos afortunado) De esa gira se sacó un disco en directo, live, que la verdad, no hace justicia ni a la gira ni al buen momento del grupo. Suena, al menos a mí me lo parece,desangelado, con la banda cansada y el piloto automático puesto (sobre todo Stevie Nicks) así se escuchan por cierto en in concert landslide o go your own way, lo que no pasó en el concierto de St Louis, con la gira recién empezada y Tusk empezando a circular. El de St Louis era el bootleg más apreciado de la banda por sonido, entrega del grupo y el público (creo que es cierto) así que compensa que in concert suenen I´m so afraid o la mejor toma en directo de Angel. La cosa se completa con un concierto en Wembley y entre pitos y flautas nos encontramos con un repertorio de lujo, de los Mac clásicos y en plena forma: the chain, don´t stop, dreams, oh well, Sara, Tusk, world turning, sisters of the moon...casi nada. 

Por eso sacar in concert con "vida propia" tiene sentido, es el live album clásico que de algún modo nos birlaron en su momento.Así que si no os habéis metido en la reedición de Tusk, podéis ir de cabeza a por este in concert. 





domingo, 17 de abril de 2016

Yardbirds: Beck and Page



Hace cincuenta años (sopla) se produjo otro momento histórico, por mucho que fuera breve, en el rock. Dos guitar hero dentro de una misma banda. Fueron solo unos meses, Beck deja los Yardbirds en octubre del 66, pero fructíferos, en la medida de lo posible, dejando cosas interesantes. Que estando estos dos de por medio era lo que cabía esperar. 

Nada más completar el famoso Roger the Engineer, Page llega a la banda, en principio como bajista, dándole tiempo así a Chris Deja, que hasta entonces había sido la guitarra rítmica con Clapton y Beck, para familiarizarse con el instrumento, al que se pasaría. Pero Jimmy Page, evidentemente no podía resistirse a tocar y pronto tenemos la primera colaboración con Beck: happenings ten years time ago, pura psicodelia: 


Por cierto un single éste con una cara B en la que Page toca el bajo y otro tema para el mercado americano en el que canta   Beck: 






Poco después grabarían la famosa actuación para blow up, la (infumable) película de  Antonioni, en la que su versión del train Kept a rollin es lo único que se puede rascar del film. Qué contento se le ve a Jimmy Page ahí...se le habían pasado del todo las ganas de seguir como músico de estudio: 



Incluso les dio tiempo a grabar un anuncio de entonces modificando el riff de éste tema:


Y como colofón, Page y Beck, sin el resto de los Yardbirds de por medio, compusieron un tema inspirado en Ravel, titulado Beck´s bolero, con, atención Nicky Hopkins al piano, John Paul Jones al bajo y Keith Moon a la batería. El tema lo conocéis perfectamente, porque entraría en el famoso primer disco del Jeff Beck Group, Truth. 



Y ya está. No es gran cosa, incluso anecdótico, pero ahí quedan esos dos talentazos a la guitarrra trabajando codo con codo por primera vez en una misma banda. Y queda claro que sonaban, muy muy bien. Los Yardbirds fueron una banda muy interesante, mucho más que por la anécdota de haber tenido a esos tres monstruos a la guitarra. 

"remember 66, Jimmy"?



Kinked! Kinks songs & sessions 64/71


Vaya cara de estar en la inopia le han sacao al tío Ray

Hay novedades en el mundo Kink últimamente: primero Dave y Ray compartiendo escenario y ahora este lanzamiento curioso: canciones compuestas por Ray Davies e interpretadas por otros artistas. No exactamente versiones, aunque algunas lo son también, sino más bien descartes aprovechados, temas cedidos,esas cosas, en una época en la que el mayor de los hermanos Davies estaba en modo más que prolífico. Tampoco hay grandes nombres, casi todos son combos hoy olvidados de la british invasion el swinging London o bandas americanas a las que el mánager Kink de aquellos años, Larry Page, trataba de colocar temas firmados por Ray Davies. Aunque sí que  hay nombres conocidos en Kinked, un tema lo interpretan los Pretty Things, otro  Marianne Faithful, otro the Knack...hasta Petula Clark sale haciendo una versión en francés de a well respected man. Qué cosas. 



El disco tiene sus puntos fuertes en I´m not like everybody else, firmada por the Chocolate watchband en tono garajero, una curiosa versión a cargo de los Herman Hermits de Dandy...y ciertos experimentos de Davies, que se atrevía con esos temas por encargo a alejarse del sonido Kink: hay un par de temas que compuso influido por Serge Gainsbourg y Jacques Brel, nada menos.


En fin, un disco curioso, para fanáticos kinks  y completistas, pero que al resto nos sirve para entender por qué se considera uno de los grandes compositores del rock a Ray Davies. 



sábado, 16 de abril de 2016

Sturgill Simpson, a sailor´s guide to earth



Tercer disco del singer songwriter americano, con portadón por cierto, que sigue con su empeño de ser un nombre de referencia entre los de su generación (compitiendo por ejemplo con Jason Isbell, bendita rivalidad si la hay) y cada vez más alejado del country tradicional, algo que él mismo reconoce. Rock y rhythm and blues es lo que vamos a encontrar en sailor´s guide, con conexión entre temas, la de un marinero solitario que escribe cartas a casa (sí, recuerda al Fisherman´s blues) con curiosidades, ya comenté que este hombre es de todo menos convencinal, como una versión de Nirvana llevado al terreno soul. Sí, en serio: 



No es el único momento soul, ahí está una balada como all around you, donde Simpson se arriesga a sonar a Otis o Marvin Gaye, en parte este disco se basa nada menos que en Whats going on.Aunque el punto fuerte está en sus propios temas,ahí están keep it between the lines o call to arms, tirando de sonidos sureños, en los que metido en su personaje se permite reflexionar sobre el mundo en que vivimos. También hay guiños de humor como sea waves, recordando a ese Sturgill Simpson que está empezando a conquistar Estados Unidos y Europa, en un trabajo que parece un poco inferior al anterior, metamodern sounds y relativamente corto, son nueve temas, pero en el que no ha perdido el "mojo" Y si es más rock n roll que nunca, pues mejor. 







viernes, 15 de abril de 2016

In studio: Cheap Trick


Vuelven Rick Nielsen y compañía con nuevo disco, parece que en forma, así que es un buen momento para reivindicar a la banda en estudio, dejando por una vez a un lado el famoso directo del Budokan. 

Porque hay mucho y bueno por los discos de estudio de la banda, un grupo capaz de moverse por terrenos muy variados, del power pop al rock clasicote, gracias a un tipo versátil a las guitarras como Nielsen y  un cantante como Robin Zander que se encuentra cómodo en casi cualquier registro. 

y esa chupa mola

Así por ejemplo, se me ocurren...(vamos a dejar también Surrender y I want you to want me): 

Hello Kiddies y He´s a whore



Ya en su disco debut se aprecia la versatilidad, con canciones totalmente glam como la primera y power pop del bueno, con un punto más que osado

Hello there



Lo que necesita un buen concierto para empezar es un buen tema en el disco

California Man



Las versiones también son su fuerte, en este caso de una influencia clara, the Move. Robin Zander puede con casi todo

Dream Police


La fama conseguida con el At Budokan no mermó su buen olfato. Aquí además hay hasta cierta épica

Mighty Wings y The Flame





Cheap Trick se acabaron adaptando bien a los ochenta, facturando AOR. El primero es un temazo, aunque compuesto por gente ajena al grupo, Mark Spiro y el mítico Harold  Faltenmeyer, AOR sin sobredosis de teclados que te hace olvidar a Cruise, la propaganda militar barata y el partidillo de voley playa de Top Gun. En cuanto a the Flame, es una power ballad que aguanta el paso del tiempo mejor de lo que piensan muchos puretas, que odian el tema con todas sus fuerzas. 

Hard to hell


En los noventa, una época poco conocida de la banda, en la que incluso se autopublicaron, sonaban maduros y tan bien como casi siempre. Con mucha sobriedad, como en este tema

Come on come on come on



Ya en el 2006, seguían manteniendo las esencias más clásicas

When I wake up tomorrow



Y ya en este año, una vuelta a los orígenes, eso dicen ellos, en la que por lo menos en este tema demuestran que siguen sonando bien y frescos, después de un buen porrón de años. Bien por ellos, aunque no esté el batería Bum E Carlos (genial nombre) no se sabe muy bien por qué. Un grupo veterano en forma (eso es un lujo hoy) que en estudio tiene un buen puñado de canciones en su haber, además de un par de éxitos que conocemos todos. Ojalá pudiéramos verlos en mejores condiciones que en algún costroso  festival hispano. 



Y sí, el nuevo batería se parece
 demasiado al cantante de Coldplay...

jueves, 14 de abril de 2016

25 años de Innuendo de Queen


Otro aniversario de un disco grande. El canto del cisne de Queen (es una coletilla inevitable, sí) cumple las bodas de plata "musicales"

Y sin embargo, aunque también puede que sea solamente una impresión mía, no es un trabajo tan reconocido como merece. Incluso al recordar la cosecha del 91, uno de esos años fundamentales en la historia del rock,se lo menciona pasando de puntillas comparado con otros discos, como Achtung baby o out of time, 
lo siento, es decir Out of time y tengo
que mencionar shiny happy people sea como sea

no digamos ya de todo el mundo alternativo o grunge que explosionó ese año. 

Y estamos hablando de un disco con una carga tanto épica y dramática impresionante, tanto que la friolera de veinticinco años después se sigue notando en cuanto pones el disco. 

Inevitablemente es un disco ligado a Freddie Mercury y todo por lo que pasó y lo que pasó. La enfermedad le estaba pasando factura ya grabando the miracle y entre otras cosas, debió ser muy duro para alguien tan inquieto como Freddie notar que el cuerpo empezaba a fallar. De hecho veo ahora alguno de los vídeos de ese disco, I want it all o Breakthru y me parece notar como que en algunos momentos duda, como si estuviera pensando ¿"Qué es lo que voy a hacer ahora"? y la respuesta llega enseguida. Leña al mono hasta que se rompa la cadena. Mercury se iba a dejar la piel y cantar más y mejor que nunca. Vaya si lo consiguió...de hecho, por seguir hablando de the miracle,el espíritu y el mensaje de Innuendo están en un tema poco conocido de ese dico, Was it all worth it. Tanto que de haberlo grabado en 1991 haría de Innuendo un disco redondo: 


Pasando ya a Innuendo, es curioso que un disco que requería tanta dedicación sobre todo por una persona enferma y debilitada, se pariera con toda la prensa pendiente de Freddie Mercury y especulando sobre su salud. No tuvo la tranquilidad que, curioso viviendo en el mundo que vivimos en el 2016 ha tenido David Bowie para grabar Blackstar. Freddie acompañó a la banda a recoger este premio, su aspecto como veis no era bueno y se desató una buena sobre todo en el Reino Unido, con los tabloides echando humo: 



Afortunadamente los estudios de Montreux volvieron a ser talismán y la banda se pudo aislar y concentrarse en su disco más difícil, por lo menos por las circunstancias. Se lo tomaron con relativa calma, emplearían todo el año 90 en grabar y mientras Roger Taylor y Brian May se metieron en proyectos paralelos, con the Cross y la banda sonora de la película de McBeth respectivamente. Finalmente Innuendo saldría ya en febrero del 91, precedido por el single que sería la canción título del álbum y la espera y los esfuerzos merecieron la pena. 

la banda ya en el 91
El álbum es redondo desde la portada, con esas ilustraciones adaptando un dibujo de un grabador del siglo XVIII, pasando por los vídeos, en los que Queen volvieron a demostrar que sabían facturarlos casi mejor que nadie, con ese I´m going slighty mad que es la última genialidad de ese Freddie teatral y desenfadado que nos conquistó a tantos y  no digamos ya esa despedida de todo y todos de Mercury que te pone los pelos de punta en blanco y negro en days of our lives...y claro, las canciones. La potencia de Innuendo, con el solo de guitarra española de Steve Howe, el hard rock directo y potente de Headlong y Hitman, el Freddie pletórico de I can´t live with you, ride the wild wind, una de las mejores canciones que ha compuesto Roger Taylor, el tono gospel de All gods people, la emotividad de days of our lives, Dont try so hard donde Freddie canta como nunca, esa Bijou de texto corto ytan sugerente con la guitarra luego de May brillando casi como nunca y the show must go on, un tema que ya es casi atemporal. Y sí, la coña que nos coló Freddie con Delilah, una última nota de humor que le permitimos ¿no? En fin, que Innuendo es  tremendo, esa es la palabra que mejor lo define. 


No sé si se hará algo con el aniversario. May y Taylor y la compañía que ahora maneje el catálogo de Queen han exprimido tanto el jugo ya que vaya usted a saber. Da igual. Lo importante es destacar lo espectacular que es este disco. Simplemente tremendo. 










sábado, 9 de abril de 2016

Cuarenta años del Jailbreak de Thin Lizzy



Aniversario redondo para el disco, probablemente, más redondo de la banda irlandesa.

Curiosamente ese año y con ese disco Thin Lizzy se la jugaban a todo o nada: sus discos anteriores con la nueva formación de dos guitarristas no habían funcionado en términos comerciales y la compañía les había dado un ultimátum. De no haber salido bien la jugada, probablemente la historia de Lynott con la banda habría terminado allí. Qué curioso que fuera la misma situación y el mismo año en que Rush, como comenté hace poco, grabó otro disco mítico como el 2112. 

la estética cómic dibujada por Jim Fitzpatrick
 es otro plus, sobre todo en vinilo
Pero volviendo a Lizzy, afortunadamente la apuesta salió bien, cara en lugar de cruz. Phil Lynott asumió todo el control, más que nunca, sobre el grupo, destapó el tarro de las esencias y nos regaló un disco en el que él destaca por encima de todo, aunque también por primera vez esas míticas guitarras dobladas suenan realmente a gloria. Jailbreak es un disco en el que podemos disfrutar de toda la gama de registros a la hora de componer del irlandés, como un mini resumen de todo el talento que atesoraba. El tipo duro con corazoncito, el solitario, el influido por las leyendas celtas y por el estilo de Van Morrison y el rockero,ahí está esa jailbreak abriendo fuego, seguido nada menos que por angel from the coast, un tema menos conocido de la banda pero en el que el juego de guitarras es excepcional, Romeo and the lonely girl, en el que se conjuga esa sensibilidad tan Lynott con el sonido guitarrero, la contundente warriors, the boys are back in town, tema que no necesita ninguna presentación, Cowboy song,que es simplemente imprescindible, quizás nunca se mostró tan a corazón abierto Phil Lynott y finalmente la mezcla efectiva entre folklore y hard rock que es Emerald para cerrar como broche de oro




Probablemente sí es el mejor disco de la banda, aparte del más conocido. Espero que de haber una reedición por la fecha redonda, esté a la altura del original. Mientras tanto, sigamos disfrutando de otro disco mítico: break out!





viernes, 8 de abril de 2016

Keith Forsey, ponga un tema en la película


Un caso curioso el de este inglés, alguien a quien no conoce nadie por su nombre pero del que conocemos perfectamente más de una canción que ha firmado, enseguida lo vais a comprobar. 


on the drums
Nacido en 1948, sus primeros pasos en la música los da en los sesenta como batería, aunque sus primeros trabajos estables llegarían a principios de la siguiente década, cuando se sentó a las baquetas para grupos de Krautrock, como Amön Duul II (si la versión I ya es "durilla" como debe ser la secuela ¿no?) Pero un par de años después, en el primer cambio de rumbo que pegó, se pasó a la música Disco, convirtiéndose en el batería (sí, en la música disco había bateristas) preferido de Giorgio Moroder y de Donna Summer. Y empieza a dar muestras de su talento componiendo porque en su famoso bad girls, Keith Forsey firma esta canción: 


Poca broma...pero Forsey no se queda ahí con el nuevo cambio de década. Influido por Moroder, decide experimentar con la electrónica y el sonido de clubs y mezclarlo con el rock, para lo cual se alía con un compatriota al que conoce de Generation X y que acaba de instalarse en Estados Unidos: un tal Billy Idol. Su debut en solitario y rebel yell llevan su producción y hasta firma algún tema con él, ocupando el lugar de Steve Stevens: 



Y en un par de años, del 83 al 85 ya entra en modo "on fire" componiendo. Firma junto a Irene Cara:


Canción por la que incluso se lleva el Óscar
"What an oscaaaar, I hear music now"
, compone en parte las bandas sonoras de los Cazafantasmas y superdetective en Hollywood (firma junto a Halton Faltenmeyer the heat is on) y firma un nuevo tema para la banda sonora del club de los cinco, que tras pasar por the Fixx, Bryan Ferry y su "colega" Idol acaba siendo grabada por unos semidesconocidos (entonces) escoceses: Simple Minds, por presiones de su compañía, deprisa y corriendo,seguros de que podrán olvidarse rápidamente del tema...ya podéis intuir que no fue así. Efectivamente, Keith Forsey también es el compositor de don´t you forget about me. 


Que como véis hasta parodias tiene. En fin, que en apenas dos o tres años el amigo Forsey se ha compuesto casi la mitad de temas míticos de pelis ochenteras. Y aún le sobraría tiempo para descubrir al gran público a otras bandas "post punk" (supongo que me vale esa etiqueta) como Psychedelic Furs o Echo and the Bunnymen. 


Menuda hoja de servicios, sí, aunque con la llegada de los noventa el huracán alternativo se lo llevó por delante y prácticamente no se ha vuelto a saber de él. Aunque como ya he dicho no es un nombre conocido, en algunos círculos de muy entendidos (puretas) es un nombre "odiado" por comercial y por haber llevado a ese terreno a bandas underground hasta que lo conocieron, con  Simple Minds a la cabeza y que, siempre según estos entendidos (puretas) sus carreras luego no hayan sido tan interesantes después de haber probado las mieles del éxito. Opiniones para todos los gustos tiene qué haber, claro. Yo como pre "abuelo cebolleta" echo de menos que hoy una canción se pegue a una película tanto como lo han hecho esos clásicos que firma Keith Forsey. 








jueves, 7 de abril de 2016

te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará: Jefferson Airplane/volunteers


Jefferson Airplane solo sale en los medios (rockeros) cuando se muere algún miembro, cosa que ha pasado hace poco desgraciadamente o vemos una foto actual de Grace Slick con sus pintas de abuelilla de las de antes. Compensemos un poco la cosa con uno de sus discos más emblemáticos pero que se conocen, relativamente, menos, comparado con takes off o surrealistic pillow. Hablo de Volunteers, publicado a finales de 1969

El cuarto trabajo en dos años, eran otros tiempos para el rock, fue un verdadero desmarque para la banda, que entonces era una de las más conocidas de la costa oeste americana, alejándose de la psicodelia de trabajos anteriores y siendo más directos, incluso agresivos, haciéndose eco de un momento en que la sociedad en general y el mundo del rock en particular andaban bastante convulsionados, después de Woodstock, aunque en el festival ya anticiparon el tema título, dejando el momento para la posteridad: 




Es un disco muy muy político, tanto que incluso los miembros del grupo se desmarcarían de su postura de entonces, aunque en ese aspecto visto hoy se aprecia, no sé, ese candor de quién pensaba que se podía cambiar todo, got the revolution, volunteers of America y todo eso. Musicalmente es un disco rico en matices, en los que la banda de Slick y Kantner navega por varios estilos, el folk de good sheperd, el sonido californiano de Wooden Ships, sí, el tema de CSNY , que firmó Kantner junto a David Crosby y Stephen Stills

La otra cara del LP:
atención a la lista de músicos invitados
o por supuesto ese volunteers que tiene hechuras del mejor rock clásico. Funcionó bien, a pesar de que Jefferson Airplane se la habían jugado con el contenido nada "friendly" (curiosamente en la grabación estaban al parecer siempre de cachondeíto, con ayuda "artificial") 

Lo bien que vendría ese sombrero en agosto en Benidorm

y en parte fue el epitafio de una banda que ya no volvería a ser lo mismo: Jorma Kaukonen y Jack Cassidy dejarían la banda y el resto perderían poco a poco el "mojo" que en este disco se aprecia todavía y a raudales.