miércoles, 28 de diciembre de 2016

Los friquis del año nos traen los discos del año...y punto final


Un año más la lista de los diez mejores discos para el ayatola,con esos personajes que nos han hecho reír, voluntaria o involuntariamente que aunque ha sido un año malo con tanto deceso en la música ahí han estado: 

10 Las fenómenas de la manifestación nos presentan a Neil Young y Peace Trail 


Viendo cosas como ésta Neil sabe que nos vamos al guano fijo, tal vez por eso fabrica discos y discos que no son lo que eran, pero que con un par de temas que solamente puede firmar él entran en la lista


 9 Jeze Belle presenta a Sturgill Simpson y a sailor´s guide to earth




Esta señorita trabaja en el cine "adulto" y nos indica gráficamente en la foto el grosor adecuado en su experta opinión  de...sí, de un buen finstro. Todo eso...cosa de marineros, como en el segundo disco del americano, que parece que ha venido para quedarse en esto del rock clásico


 8 La señora de rosa presenta a Augustines y this is your life




En verano, en uno de esas infumables finales futboleras que duran una eternidad y siempre ganan los mismos, esta señora con cierto (bastante) parecido con Espinete se convirtió, con su cara de aburrimiento supino en el palco en un símbolo para los que sentimos odio eterno al fútbol moderno. Es nuestra vida,como en la continuación del fantástico augustines de los americanos, que no aguanta las comparaciones con el anterior por demasiado moderno pero ahí sigue 


7 Mariló Montero presenta a Danny Michel y matadora 



Nuestra presentadora favorita se nos ha quedado sin programa y eso que ha estado relativamente "discreta" esta temporada, pero no puede faltar aquí con declaraciones matadoras, como el disco de Danny  Michel...

Y fotos igual de matadoras
Un disco que sigue en la línea de sus últimos trabajos, así que no era difícil que se cuele en la lista.


6 El redactor (o becario) de Televisión española en los Juegos Olímpicos presenta a The Cult y Hidden City.





Un fenómeno (o un irresponsable) que a la hora de rotular estaría seguramente oyendo a  Duffy y Astbury,de ahí que pusiera cosas como ésta. Le gustaría el disco, no es tan bueno como el anterior, pero hoy en día son la banda en mejor forma y tenían que estar aquí. 


5 El fan dramático/cachondo de Úrsula Corberó presenta a Nick Cave y Skeleton tree





Skeleton Tree es un disco que no debería haber salido o no al menos en las circunstancias en las que lo ha hecho, con Warren Ellis destrozándolo además, pero... hey, sigue siendo Nick Cave



4 El pintor anónimo de estas vacas presenta a David Bowie y Blackstar



El inventor del año homenajea a su manera al ya añorado David, que nos dejó con un disco dramático por las circunstancias y experimental en su justa medida, tanto que gana con las escuchas. Se nos fue como llegó, a lo grande. 

3 Mickey Rourke presenta a Graham Nash y this path tonight




A un crack como Rourke se le ha puesto pelín morcillona (no quiero detenerme en muchos detalles, juzguen ustedes mismos) escuchando el mejor disco de Graham Nash, con ganas de guerra y energía renovada...como el propio Mickey paseando ahí con bambas rosas y mallas marcapaquete.


2 Soraya Sáenz de Santamaría ex aequo con Miquel Iceta presentan a Ian Hunter y fingers crossed


"All the way to Memphis...o Génova 13"

Los políticos han vuelto a darnos motivos para reírnos (a su manera) en otro año (a nuestro pesar) electoral y en el top están empatados estos dos elementos, con sendos momentazos: 

 
Que se vinieran tan arriba solamente se puede entender por haber escuchado el disco de Ian Hunter, con su sonido clásico y fresco, el veterano más en forma.


1 Carlos Coloma presenta a 091 y maniobra de resurrección 
Maniobra de resurrección. Con dos coj...




El momento más divertido del año: con ese ciclista español de bigotazos agarrándose los güitos en plenos juegos olímpicos al conseguir un bronce tiene que estar relacionado con el disco y la gira del año, la vuelta por todo lo grande de los 091, plasmada en este directo en Granada. Un disco para recordar unos conciertos inolvidables y a un grupo al que al fin se le ha hecho justicia.


Y hasta aquí llega este blog. Creo que no he conseguido mi propósito de poder charlar de música por los pocos comentarios que he ido recibiendo todos estos años y no me apetece escribir un tanto de cara a la galería, así que prefiero dejarlo aquí. Dejaré el blog unos días por si alguien quiere consultar algún post antiguo y después lo borraré. No obstante quiero daros las gracias a los que os habéis pasado y compartido un rato conmigo, sobre todo a los que habéis comentado alguna vez y por supuesto a los blogueros: Bernardo, Addison, Rock&Soul, Rockland y Paulamule aunque ya no estén por la red y a los que me deje sin mencionar.






jueves, 22 de diciembre de 2016

Man of the world: The Peter Green story


Me da la impresión que Peter Green  va a ser, ojalá que nos dure vivo muchos años y que esté lo mejor posible de salud física y mental, alguien completamente retirado de la música, ni siquiera vamos a verlo asomándose de vez en cuando con el Splinter group así que este DVD tiene más valor por eso.

Se trata de un documental del 2007 que repasa durante dos horas la carrera del guitarrista, dejando que hablen músicos importantes relacionados con él como Mick Fleetwood, John Mayall, John McVie o Carlos Santana, amén del propio Green, que aparece en el dvd volviendo a sus orígenes, aunque no muy despierto. De hecho es el drama de su enfermedad mental lo que más se aprecia en el documental, lamentando que las drogas afectaran a su psique hasta el punto de no volver del todo, eso es lo que afirman McVie y Mick Fleetwood, que son evidentemente los dos más cercanos, aunque también está en el DVD la historia de Albatross, Man of the world o Black Magic Woman, porque que Peter Green no llegara a ser un verdadero gigante de la guitarra por sus problemas no quita que fuera un músico excepcional.


























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































domingo, 18 de diciembre de 2016

Steve Earle: Guitar town 30th anniversary edition




Una reedición de última hora a la que hay que prestar atención, la del debut de Steve Earle en 1986.

Guitar town es un disco no sólo importante en la discografía de Earle, si no que también lo es para el country rock, americana, música americana de raíces o como queramos llamar al género de Earle, que durante los ochenta no estuvo precisamente en su mejor momento. Cuando salió el disco, a Steve Earle que venía de la escena country más pura lo catalogaron como el Springsteen sureño, tendría que disputarse el título con John Mellencamp y es que algo de esa esencia rockera mezclada con música de raíces hay y pocas veces ha funcionado tan bien como en canciones como someday, aunque la vena más country, para bien, recordemos que Steve Earle idolatraba y de hecho había estado muy cerca de Townes Van Zant o Guy Clark también se puede escuchar en temas como my old friend the blues. Como extras, un segundo disco con temas en directo de ese año y demos que luego se convertirían en canciones de sus álbumes siguientes, como the devils right hand o the week of living dangerously...y hasta, qué oportuno, una versión de Springsteen. 


viernes, 16 de diciembre de 2016

Un top ten de canciones de Brian May





Y siguiendo con Queen, vamos a hacer un top ten de temas de Brian, que no se lo merece por el presente...pero sí por su pasado. Cuesta creerlo si no tienes unos años o eres un fan "die hard" pero antes de los desaguisados e incluso con el grupo activo y Freddie, obviamente, vivo Brian May era el músico más respetado dentro de Queen, el guardián de las esencias rockeras, recordemos la etapa, pelín "infausta" del Hot space por cosas y temas como estos, mis diez favoritos que May firmó en solitario:



Casi nada...además raro es el tema suyo, firmado por los otros tres o como Queen en el que no meta un solo más que notable, a veces sobresaliente. Encima ha sido un guitarrista con sonido propio y de esos se cuentan con los dedos de la mano en el rock y en directo tenía una presencia fantástica, de manera distinta a la de Freddie, en un discreto segundo plano pero dominando el escenario, llenando los huecos como si hubiera dos guitarristas en un concierto. A veces  la sombra de un gigante como Freddie Mercury ha resultado muy alargada para él y eso es un tanto injusto ¡si incluso los dos se combinaban a la perfección! Ahí está Queen II, que es un disco soberbio que firman al cincuenta por ciento los dos. Brian May ha sido un tipo muy,  muy grande.


jueves, 15 de diciembre de 2016

Freddie Mercury´s early days (algunos detalles curiosos)



Hace veinte días se cumplió el veinticinco aniversario del fallecimiento de Freddie Mercury, una de esas fechas que no se olvidan y que cuando caen en fecha redonda o señalada nos vuelven a traer, aún más en este caso, de vuelta al personaje. A mí me ha resultado curioso recordar o conocer algunos detalles de la vida de Freddie mucho antes de ser famoso o incluso de conocer a Brian May y Roger Taylor cuando los dos estaban en Smile. 


Freddie bronceándose en los early days...

...y desarrollando sus dotes en escena


Como por ejemplo que siendo adolescente ya estuviera convencido que un día sería más que una estrella (un cursi diría aquí que sí, que los sueños se cumplen) pero que al mismo tiempo no confiara en su físico, en sus dientes sobre todo. En el fondo nunca dejaría de ser muy tímido, lo que hace más increíble que llegara a ser probablemente el frontman de estadios más grande que ha existido. Nunca una estrategia de crearse y creerse un personaje, en el fondo ese Freddie Mercury de las uñas largas y los trajes imposibles o el del bigote de los ochenta lo era, llegó tan lejos, hasta el punto de cambiarse legalmente el nombre, dejando atrás el de Farrokh Bulsara con el que nació. Quién diría también que ell verdadero, Farrokh o Freddie era sobre todo un amante  y coleccionista de...sellos. Que si, suena poco rockero. También su madre, que aún vive, ha declarado hace poco que siempre fue un tipo muy familiar y cariñoso con ella o su padre, que dejaba de puertas para dentro al rockstar que quemaba la noche en Munich o Niza a principios de los ochenta y me ha hecho gracia enterarme también, a estas alturas que de adolescente además de ser fan "die hard" de Hendrix, algo que es conocido, porque incluso dibujaba retratos suyos a tuyas horas siendo estudiante de arte, también era fan de  Aretha Franklin. Vaya, eso no está nada mal, aunque francamente no sé si le influiría a la hora de cantar.

En fin un personaje que todavía da que hablar porque no se cansa uno de él. 






domingo, 11 de diciembre de 2016

Steve Forbert: Fly by night




Parece que Steve Forbert ha vuelto para quedarse. Después de publicar compromised el año pasado
el autor de Streets of this town saca este año fly by night, un nuevo disco de estudio de canciones compuestas a lo largo del tiempo que hasta este año estaban sin completar que le sirven por tanto como banda sonora a su propia biografía...porque la otra noticia relacionada con Forbert es la publicación de sus memorias, llamadas big city cat (como uno de los temas de su debut) parece que le están cogiendo el gusto los veteranos a recordar, donde insiste en algo que se intuye escuchando sus discos, también este último: compone sobre todo para mantener viva una tradición, la del singer songwriter americano ,esté o no de moda el asunto. Los buenos tipos son así..por eso sigue mereciendo la pena darle una escucha, aunque siga batallando con su voz, que se nota mucho. 




sábado, 10 de diciembre de 2016

Neil Young: Peace Trail




La carrera de  Neil Young ya es directamente algo como esto:


A medio gas...y siempre acaba en cabeza¡Hala, otro disco de estudio para terminar el año! Este hombre no quiere parar...pero creo que lo hemos perdido como autor de grandes álbumes, lo que era hace una década. Lo de ahora son discos hechos deprisa, con las vísceras pero que no llegan, no lo consigue ni conmigo ni ,viendo las críticas de peace trail, con otros fans. A lo sumo hay un par de canciones grandes que solamente puede componer Neil, lo sabes perfectamente cuanto las escuchas, pero el resto es hojarasca. De Neil Young, pero hojarasca al fin y al cabo. 

Para empezar se ha desprendido de Promise of the real, que algunos querían ver como una versión joven del caballo loco (en directo han funcionado muy bien) pero que ya no están en peace trail. No me sorprende, ya sabemos que Young es un culo de muy mal asiento. En lugar de eso ha echado mano de dos músicos, el bajista Paul Bushnell y un veterano que conocemos bien a la batería, Jim Keltner pero el que corta el bacalao es el propio Neil Young con la acústica, así que peace trail se va a la categoría de sus discos presidida por harvest y harvest moon. 

En cuanto a temas, tenemos la habitual radiografía de los tiempos que corren en América, que nos pillan un poco lejos, al menos a mí, con los indios americanos luchando contra los oleoductos o ecoactivistas muertos a tiros por la policía...pero no contento con la ración de temas protesta, Neil se nos descuelga también con cosas "raras" como my new robot donde saca del túnel del tiempo (horror, horror) el vocoder del infumable Trans. Con un par. 

Pero luego está ese Neil Young único del que hablaba al principio, claro, el que aparece en peace trail o en my pledge, que demuestran que no ha perdido un mojo único y que remonte la cosa. Como en Mosanto Years, exactamente igual. Esa es la nueva tónica con el maestro, hay que seguir esperando...si puede no tardará en volver con algo nuevo. 


¡Marica el último!

viernes, 9 de diciembre de 2016

Disraeli Gears de Cream





El año que viene vamos a tener cincuenta aniversarios (caray) de discos míticos por un tubo. 1967, el verano del amor...para empezar, antes de que llegue año nuevo, hablemos de Cream y de Disraeli Gears. El álbum que entroncó el blues y la psicodelia. Que es canela en rama claro y tiene una historia curiosa. 
Cream grabando Disraeli Gears y a punto de hacer historia

Para empezar, la rapidez con la que se grabó. Hablamos de un clásico que se hizo... ¡en cinco días! Debe ser eso de la magia de los clásicos. Cuando todo tiene que funcionar, funciona y el factor tiempo no es relevante. Pero no deja de ser curioso que un disco así, que suena tan espectacular esté compuesto por canciones grabadas en una primera o segunda toma. Los propios Cream le echan el mérito a Tom Dowd, un ingeniero de sonido veterano que asistió a Félix Pappalardi, entonces un productor con poca experiencia. 


También hubo cierta lucha de egos, que generó esa tensión que tan buenos resultados suele dar, aunque no hay quien la aguante (de hecho Cream se "fundió" en cosa de dos años) Eric Clapton obtuvo más protagonismo llevando la voz solista por primera vez en strange brew, Jack Bruce firmó la mayor parte de las canciones y Ginger Baker, un tipo muy peculiar ya sabemos quedó en segundo plano y empezó a sentir celos porque el grupo ya no era su criatura. En el disco aparece también un músico de estudio que no necesita presentación, Booker T Jones que aporta teclados nada menos que en sunshine of your love y que consiguió que el tema entrara en el disco, porque el mánager de Cream, el legendario Ahmet Ertegun no veía nada claro que fuera  a funcionar. Luego sería el single más exitoso del sello Atlantic... 

Aún siendo un disco icónico de blues rock, Disraeli Gears tiene canciones pop sesenteras en el mejor sentido del término, que han quedado un tanto oscurecidas como world of pain o dance the night away, inspiradas por los Byrds y hasta un número de music hall, mother´s lament, casi en plan de cachondeo después de tanta épica con los textos de Peter Brown, tales of Brave Ulysses y todo aquello...en fin, un disco a redescubrir, uno más del 67 que va a volver a sonar cincuenta años después